La letra chica del acuerdo entre Sergio Massa y Alberto Fernández y la foto pendiente con Cristina Kirchner

Este miércoles por la noche se presenta la alianza y después se tomarán algunos días para medir el impacto. La intriga en el kirchnerismo: ¿Sergio Massa puede no ser candidato?

Este miércoles se estampará la firma de apoderados sobre el esqueleto jurídico del acuerdo y habrá una foto unionista de Alberto Fernández y Sergio Massa. Después se dejará fraguar el pacto panperonista para evaluar el próximo movimiento.

Fernández y Massa resolvieron que luego habrá un período de 72 horas -o quizá más- para analizar cuál es la variable más conveniente y competitiva del espacio: ir a una PASO a nivel presidencial o sellar una lista de unidad a nivel nacional.

Fue, en el sprint final, un factor de disputa entre el massismo y el Instituto Patria: los primeros empujaron la hipótesis de una primaria Massa versus Fernández, y desde el peronismo K, se pujó por lograr boletas compartidas.

«Eso ya no existe: vamos a analizar y definir lo que sea mejor para el espacio, juntos», confió a Clarín un dirigente involucrado, hasta el hueso, en las negociaciones.

Pero late una tercera opción que circula en el planeta K y repite algún massista: que el jefe del Frente Renovador aparezca como puntal del acuerdo, ordene a los suyos en las boletas del acuerdo pero que él, en persona, no figure en ninguna boleta.

Desde el PJ se lo consultó a Massa y el tigrense lo descartó: respondió que sí o si será candidato en estas elecciones.

Es la variable que menos simpatiza al peronismo que quiere el nombre y la cara de Massa en las boletas y en la campaña, ya que su figura es la que galvaniza el acuerdo y aporta, desde lo simbólico, un rasgo: la idea de apertura y de espacio no K dentro del peronismo.

De hecho, aunque está planeada la foto con Alberto Fernández, no se terminó de resolver si habrá o no, una instancia de Massa junto a Cristina Kirchner, la candidata a vice.

Ese encuentro todavía no está previsto y cerca del ex diputado deslizan que parte de su identidad se nutre de haber roto con los Kirchner en 2013 y haberlos enfrentado sistemáticamente, y con éxito dispar, en tres elecciones.

Hay un cronograma tentativo: este miércoles se firma el acuerdo, se corona con la foto Fernández-Massa y se entra en un período de análisis para ver cómo fragua el acuerdo.

Para el fin de semana, el tigrense debería tener «in pectore» el nombre de la compañera de fórmula para una eventual primaria con los Fernández. El nombre de Natalia De La Sota es el que más circula, pero en Córdoba repiten que no hubo ninguna consulta.

Quedó, en paralelo, una hoja de ruta que puede variar según haya PASO o listas compartidas pero que a grandes rasgos incluye lo siguiente:

  • El rol de los gobernadores será central en la definición de las listas de diputados y senadores nacionales, donde Alberto Fernández será el enlace y Massa «opinará» sobre lo que se resuelva en algunos territorios, como CABA, Córdoba, Santa Fe y Chubut.
  • ​La tira de diputados nacionales de la provincia de Buenos Aires es la pieza clave y dependerá de si Massa la encabeza o si hay primarias. A priori, Massa se quedará con tres o cuatro lugares con posibilidades de ingresar a la Cámara.
  • El tema de los municipios es similar: el PJ mandará en los 50 que gobierna, el massismo tendrá prioridad sobre 25 y en el resto se buscarán acuerdos para «PASO competitivas» o listas de unidad, según el caso.
  • Lo de Tigre sigue en zona gris: Julio Zamora se resiste a bajar su candidatura a la reelección y propone PASO y cerca de Massa dicen que Malena Galmarini no tiene, entre sus variables, la intención de ser candidata. Siempre hay cartas guardas.​

Fuente: Clarín