La inflación de febrero fue del 3,8% con fuertes subas en alimentos

El incremento de precios se aceleró respecto de enero. En el último año, el IPC avanzó el 51,3%.

Las subas de alimentos y servicios públicos volvieron a recalentar la inflación, que en febrero fue del 3,8% mensual, según informó el Indec. En el último año los aumentos de precios alcanzaron el 51,3%.

Los alimentos volvieron a mostrar fuertes incrementos, liderados por la carne. El rubro de alimentos y bebidas marcó 5,7% mensual. En enero el IPC había sido de 2,9%, más alto de lo que esperaba el Gobierno y las consultoras que miden la evolución de los precios. En los últimos 12 meses los alimentos tuvieron aumentos de 58,3%.

Si bien en una primera versión el informe del Indec reportó subas de carne de entre 6,5% y 7,1%, el organismo rectificó esos datos, que terminaron reflejando que el aumento había sido el doble, entre 11,4 y 15,6%. Los valores de los lácteos, por su parte, fueron remarcados entre 4,3 y 6,6%.

Según había adelantado TN.com.ar, los ajustes de precios en los cortes de carne impulsaron el índice de precios durante el mes pasado. Las carnicerías trasladaron a los consumidores el incremento de sus costos, pero sobre todo el de la hacienda en pie, que aumentó 50% desde diciembre.

Los ejecutivos del sector explicaron que los aumentos de la carne por encima del promedio de precios obedece exclusivamente a una retracción de la oferta por motivos estacionales y a la falta de una política estatal para impulsar la actividad ganadera.

El ministro de Producción, Dante Sica, había manifestado su sorpresa en los últimos días por la diferencia de precios de los cortes más populares entre carnicerías y supermercados. Para el funcionario, existe “mucha diferencia de precios” entre ambos puntos de venta. Por eso, anticipó que el Gobierno “analizará y trabajará” en aspectos “estructurales que permitan suavizar estos incrementos”.

La inflación de febrero estuvo explicada, además de por los ajustes en la carne, en los nuevos aumentos de tarifas que tuvieron lugar en febrero: electricidad, combustibles, transporte y prepagas.

La primera parte del año tiene una agenda cargada de subas de tarifas. En febrero la luz subió 26% en promedio en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Ese aumento, de todas formas, es el primero de una serie de cuatro incrementos que se escalonarán a lo largo de 2019. En marzo volvió a ajustarse un 14%. Ambos porcentajes acumulados dan como resultado entonces un 43%.

Dentro de dos semanas, en tanto, se aplicará el primer incremento en las tarifas de gas en el año. De acuerdo a lo que espera el Gobierno, no debería ser mayor a 30%, aunque las compañías distribuidoras pidieron en audiencia pública ajustar un 35% los precios al usuario. El Poder Ejecutivo anunció que “aplanará” los costos del gas con un descuento de 20% que el consumidor pagará en verano.

Los datos de inflación más altos de lo esperado fueron una de las razones por las cuales se reavivó la demanda de dólares desde mediados de febrero. Esta reacción en el tipo de cambio obligó al Banco Central a anunciar un endurecimiento de la política monetaria.

Desde la autoridad monetaria advierten que los efectos del programa de agregados monetarios, que implementó desde octubre con acuerdo del FMI, tienen algunos meses de rezago hasta que se reflejan en los índices mensuales de suba de precios.

La expectativas de bancos y consultoras sobre la suba de precios que habrá a lo largo del año aumentó hasta 32%. Hace un mes, antes de que se conociera el primer dato de inflación del año, era de 29,9%. De esta forma, las proyecciones privadas ya superan por casi diez puntos a la primera estimación que había hecho el Gobierno en el Presupuesto 2019.

Fuente: TN