La diputada Sanz emitió una crítica opinión sobre la re reelección de intendentes

La diputada María José Sanz (UCR-CM) difundió un comunicado en el que expresó críticas a los cuatro intendentes justicialistas que aspiran ser reelectos. Apeló a la necesidad de ser prudentes  y calificó de tozudos a algunos sectores y formuló una pregunta retórica: ¿Cuándo nos vamos a animar a hacer, lo que hay que hacer?

Todos los sectores políticos esperan con ansiedad la resolución del pleno de la Corte sobre si los intendentes pueden o no ser re reelegidos. Especulan con diversos escenarios, tanto si el fallo se conoce en breve o si, por el contrario, se dilata la decisión: ¿Qué ocurriría si no son autorizados a  ser reelectos, pero ya obtuvieron el voto que los confirma nuevamente en sus cargos?, o ¿Y si los autoriza, atiende la voluntad del pueblo que en 2009 con un porcentaje aplastador dijo «no» a las reelecciones?

También podría determinar que tuvieran una re reelección más, y entonces también surgirían preguntas: ¿Porqué una vez más y no dos o tres? ¿Porqué una más? ¿Porqué no varios períodos más, si en definitiva el voto los convalida?

Ante esto la legisladora que representa a la cuarta sección electoral expresó:

Textual

¿Cuándo nos vamos a animar a hacer, lo que hay que hacer?

Los Sanrafaelinos, como los Lavallinos, o los habitantes de San Martin o Tunuyán este año debemos ir dos veces más a las urnas porque nuestros Intendentes así lo han decidido.

No puedo dejar de hacerme algunas preguntas al respecto: la primera fundamental es ¿Por qué? Y acá se me ocurren algunas respuestas, será porque ¿se han “acostumbrado” demasiado a la comodidad de sus sillones comunales estos cuatro intendentes? Será ¿Por qué no han hecho lo que debían hacer y por eso están pidiendo “alargue”? ¿Será porque no les estaría importando tanto el cumplir con  lo que corresponde o con lo que hace algunos años ellos también pedían? Porque la ciudadanía de Mendoza, ya se expreso, y lo hizo a través del 83%de los votos afirmativos en el Referéndum que tuvo acuerdo de todas las fuerzas políticas y que se hizo durante el gobierno de Jaque en el 2009 rechazando la reelección indefinida de los intendentes, y en este sentido ¿es democrático no respetar la voluntad o expresión del votante? Quienes votaron, ya dijeron NO a más de una reelección. La discusión parece empantanada en una cuestión donde la ciudadanía ya se expreso, y es lo que MAS NOS DEBE IMPORTAR. En el referéndum del artículo 198 producido en el 2009 votaron válidamente 914.450 ciudadanos, sobre un padrón electoral de 1.185.318, los resultados fueron 555.688 votos afirmativos, 113.755 votos negativos y 245.013 votos en blanco. No importa lo que opina María José SANZ, Félix o el Gobernador Alfredo Cornejo, importa lo que nos dijo el pueblo mendocino, y que fue abrumadora la cantidad que dijo que NO querían más de una reelección. La discusión que se plantea es absolutamente técnico-jurídica, en cuanto a la interpretación hecha por la Dra. Kemelmajer, por eso la solución es también jurídica y es lo que hay que esperar.

Es necesario resaltar que sería imposible conocer la voluntad de quien no fue a votar, por lo tanto esta discusión sobre si los votantes o los empadronados a mi entender, es una discusión humana porque realmente la voluntad de aquel que no fue a votar no ha quedado expresada.

No hay que distraer la mirada del vecino de San Rafael, Tunuyán, San Martin, o de Lavalle, porque los Intendentes pueden desdoblar, eso es cierto, tienen la herramienta legal para hacerlo, pero lo que no se entiende es la tozudez de algunos sectores de que sigamos así, no importa si la Corte no ha fallado aun, y ahí otra vez me pregunto: ¿qué pasa si falla en contrario? ¿Qué hacemos con la expresión del votante? ¿Por qué? Porque ¿16 años no le resultaron suficientes y se quieren quedar 4 años más? ¿Por una cuestión de ambición? Hay que ser prudentes y esperar el fallo de la Corte, hay que cuidar las expectativas del electorado. Sin lugar a dudas, la limitación de la reelección es sana para nuestra democracia y para nuestro sistema político, es el fin de quienes no creen en la renovación política.

¿CUANDO NOS VAMOS A ANIMAR A SER UN PAIS QUE HAGA LO QUE CORRESPONDE? HACER LO QUE NOS DICE LA LEY, A RESPETAR LA JUSTICIA.

Creo que es el momento de la prudencia, de parar un poquito la pelota, ya que no siempre el “siga, siga” de Lamolina fue el más adecuado.