La DGE implementa una red estratégica de acompañamiento a las trayectorias escolares

La Dirección General de Escuelas generó un mapa de apoyo y articulación educativa para intensificar las acciones de intervención activa de acompañamiento a los estudiantes de los distintos niveles, que lo necesiten en este período de escolarización no presencial generado por el Coronavirus.

Complementando la tarea realizada por todas las direcciones de línea de la DGE, la jefatura de Gabinete coordina acciones concretas con Educación Superior y con otros organismos estatales y privados para generar una red de trabajo de apoyo a los estudiantes y las familias y, paralelamente, realizar un plan estratégico para cuando las clases se retomen de manera presencial.

La jefa de Gabinete de la DGE, Ana Martiarena explicó que para el seguimiento operativo de las trayectorias escolares, la DGE se basa en tres líneas de acción. “La primera está vinculada a ampliar la conectividad; la segunda tiene que ver con el acompañamiento a los sectores con riesgo educativo, y la tercera apunta al refuerzo y acompañamiento de los estudiantes cuya trayectoria pedagógica se ve más debilitada”, expresó Martiarena.

Con respecto a la conectividad, desde la DGE informaron que se está trabajando con la campaña “Tu ayuda nos conecta”, habiendo entregado ya más de 4.000 soluciones tecnológicas a estudiantes que las necesitan, y coordinando asimismo con las áreas de educación de los municipios para conectar a más estudiantes a través de los puntos Wi-Fi ubicados en los diferentes departamentos y gestionados por cada municipio.

En relación a la segunda línea de acción, vinculada al acompañamiento de los estudiantes con riesgo educativo, a través de GEM se, busca ubicar a aquellos estudiantes que no se han contactado con las escuelas durante la escolaridad no presencial. Se está articulando fuertemente este trabajo con el programa PODEs y con la DOAITE, con el fin de reconectar a estos estudiantes con sus docentes. Hasta el momento, en lo que va de la pandemia, gracias a la gran labor llevada a cabo por ambas dependencias, se pudieron re contactar más de 1.000 estudiantes de Nivel Primario y Secundario.

En cuanto a las trayectorias más débiles, la DGE generó un mapa de articulación educativa, con el fin de apoyar a esos estudiantes y docentes. El seguimiento operativo implica así un fuerte trabajo de escucha, coordinación y gestión, entendiendo cada situación particular.

“Este mapa de articulación educativa se viene construyendo con todos los actores del sistema. El trabajo conjunto es el que posibilita el plan estratégico para reforzar cada trayectoria. De este modo, el seguimiento operativo se pone en valor diariamente gracias a directores de línea, supervisores, institutos de Educación Superior, municipios y ONG, entre otros”, añadió Martiarena.

Desde la DGE destacaron la tarea de todos los institutos de Educación Superior que están trabajando con las escuelas, cuyos estudiantes presentan dificultades en la escolaridad no presencial.

“La información de estudiantes con trayectorias débiles la obtenemos semanalmente a través del GEM; sumamos a aquellos estudiantes a los cuales les brindamos un dispositivo tecnológico y desde el territorio también nos llega información. Es todo muy dinámico y vamos trabajando semana a semana”, remarcó la jefa de Gabinete, quien sostuvo que es imprescindible el trabajo que hace cada director de escuela y los docentes, que son los que efectivamente tienen el conocimiento y el vínculo cercano con su comunidad educativa y conocen la situación de cada uno de sus estudiantes.

Please follow and like us:
Tweet 20