La canasta de los jubilados subió 10% en cuatro meses y ya supera los $ 19.000

El incremento fue apenas superior a la inflación general. Aseguran que un 70% no cubre las necesidades básicas.

En los últimos cuatro meses, desde inicios de diciembre a marzo, el costo de la canasta básica del jubilado aumentó el 10,08%, alcanzando un valor total de $ 19.290,35. Así, más del 70% de los jubilados y pensionados no cubre las necesidades básicas, según los cálculos de la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires. El encarecimiento de la canasta está en línea con la inflación promedio nacional de ese período, que fue del 9,9%.

La composición de la canasta indica que los adultos mayores deberían destinar mensualmente $ 3.986 en alimentos, $ 3.894 en medicamentos con descuentos, $ 5.670 en gastos vinculados a la vivienda (incluye un alquiler modesto), $ 1.942 en higiene y limpieza, $ 1.200 en ropa, $ 1.002 en servicios, transporte ($ 800) y una mínima recreación ($ 775).

Sin embargo, para Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad, “el valor de la canasta marca la distancia con los haberes de la mitad de los jubilados y pensionados que perciben la remuneración mínima de $ 7.660, quienes están por debajo del 40% del haber total de la Canasta. En peor situación están las pensiones no contributivas que llega al 70% del haber mínimo ($ 5.362) y los de la PUAM (Pensión Universal del Adulto Mayor) con el 80% del haber mínimo ($ 6.128). Inclusive, los que perciben dos haberes –jubilación y pensión–​ estarían sólo aproximándose a los valores de esta canasta”.

“Esto –agrega Semino– revalida la necesidad de que se produzca una recomposición de estos haberes con un aumento de emergencia y a su vez que los jubilados, a través de sus representantes, participen en el debate del Consejo del Salario”.

Este deterioro de los haberes reales se acentuó en los últimos meses, de octubre del año pasado en adelante porque, con el cambio de la fórmula de movilidad, los jubilados y pensionados recibieron en marzo un aumento de apenas el 5,71%, en lugar del 14,5% que preveía la anterior legislación.

Esa pérdida con relación a la inflación promedio o al incremento de la canasta fue en parte compensada porque a partir de enero 1,3 millón de jubilados cobraron en promedio una suba de $ 528 (por el 82% del sueldo mínimo) que en marzo quedó absorbido por la suba del 5,71%.

A su vez, en marzo y por única vez 1,5 millones cobraron un plus de $ 750, otros 3,3 millones un adicional de $ 375 y el resto (1,7 millón) –con haberes a marzo superiores a $ 10.000– no cobraron ninguna “compensación”. También cobraron el bono de $ 375 más de un millón de pensionados por vejez e invalidez y 66.567 personas que cobran la Pensión Universal Adulto Mayor (PUAM).

Ahora, en abril todas esas personas cobrarán menos que en marzo porque no percibirán el plus o bono compensador.

En junio, habrá otro aumento, del 5,69%, sin ningún plus o bono, cuyo alcance en términos reales dependerá de lo que pase con la inflación de estos meses.

Fuente: Clarín