La campaña de trigo avanza pese a las adversidades del clima

La falta de lluvias durante septiembre afectó los rendimientos del cereal, mientras que las precipitaciones de los últimos días beneficiaron al maíz en la provincia de Córdoba y a la próxima siembra de soja.

La sequía que se extendió durante septiembre impactó negativamente en los rendimientos de trigo, al tiempo en que se registraron lluvias que beneficiaron a la siembra del maíz, que atraviesa su primera etapa y recargó de humedad los suelos para la próxima siembra de soja que comenzaría en los próximos 10 días.

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, las últimas lluvias “fueron muy erráticas”, con dos núcleos bien destacados de acumulados que superaron los 60 milímetros: el norte bonaerense, con Chacabuco -que registró 129 milímetros- y Junín -119,4 milímetros-; y en el centro-sur de Santa Fe, Irigoyen marcó 91,4 milímetros, mientras que Clason llegó a 69 milímetros.

Además, en el sudeste de Córdoba y en la franja que atraviesa el sur de Santa Fe, las marcas estuvieron por debajo de los 15 milímetros, manteniéndose las condiciones de sequía.

Toda esta situación climática adversa afectó principalmente a la producción de trigo. En septiembre la ausencia de precipitaciones -y con proyecciones para octubre donde tampoco habría grandes lluvias-, provocó que el cereal perdiera macollos: los rendimientos que se proyectaban en 34 quintales por hectárea, serían menores a los registrados en los últimos tres años.

Los técnicos de la bolsa rosarina, aseguraron que más allá de esta situación “las precipitaciones de la última semana mejoraron la condición del cultivo y le ponen un piso a la pérdida de rendimiento. Los cuadros con las mejores calificaciones aumentaron 10 puntos y se redujeron los que estaban regulares. Con el 35% de los cuadros floreciendo y el 20% comenzando a llenar granos pasarán estas etapas más exigentes sin síntomas de falta de agua”.

Maíz y soja

En lo que respecta a la siembra del maíz, el retorno de las lluvias facilitó el cierre de la siembra de maíz temprano. En el sudeste de Córdoba, el área que estaba más atrasada por la falta de agua, podrán finalizar con la siembra del cereal luego de las precipitaciones de estos días. En las zonas del centro y sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires ya se sembró el 90% de los lotes destinados al cereal, pero se desistió con la implantación, y seguramente esos lotes pasarán en su mayoría a soja de primera y el resto a maíz de diciembre.

Y por último, en víspera de la siembra de soja de primera, las últimas precipitaciones permitieron recargar de humedad los suelos, sin embargo hay zonas que recibieron menos de 30 milímetros y van a necesitar más agua. Desde la Bolsa de Rosario comentaron que el control de malezas, hasta el momento, estuvo complicado por la sequía del invierno.

 

Fuente: Infobae