,

La caída de Alemania alerta a Brasil y puede aliviar a Argentina

El campeón del mundo ahora no depende de sí mismo para ganar el grupo. Puede llegar a enfrentar a Brasil en octavos y la Selección tiene chances de evitarlos hasta la final.

La victoria de México en Moscú, la primera gran sorpresa del Mundial de Rusia 2018, generó un revuelo y puede tener importantes consecuencias de cara a los octavos de final. Porque Alemania tropezó en su debut y no es descabellado pensar que quede segundo en el grupo F, que comparte con Suecia y Corea del Sur. Si eso sucede y si Brasil gana el E, en el que es claro favorito pese al empate de este domingo, habrá en la próxima instancia un choque entre el campeón del mundo y laverdeamarela, rememorando la semi de 2014.

Ese choque de octavos, que se jugará el lunes 2 de julio a las 11 en Samara, está reservado, entonces, para al ganador del grupo E y el segundo del F. Es un partido de la parte alta del cuadro, en la que también caerá, entre otros, el que salga segundo de la zona en la que compiten Portugal y España, o el ganador de la que se disputarán Bélgica e Inglaterra.

Alemania tiene que jugar todavía con Suecia, el sábado 23, y con Corea del Sur, el miércoles 27. Para ser primero tendrá que superar a México, que ya le sacó tres puntos, y tiene permitidos más tropezones. El Tri tendrá los mismos rivales, pero en orden invertido.

Brasil debutó también este domingo y aunque empató de manera sorpresiva con Suiza, tiene todo aún para quedarse con el grupo E. Si gana sus dos encuentros, ante Costa Rica y Serbia, casi con seguridad será primero. Los serbios, que vencieron a los ticos en el otro duelo del día, se perfilan para pelear con los suizos por el segundo lugar.

¿Querrá Brasil enfrentar en octavos a Alemania para tomarse revancha del 7-1 del último Mundial? Primero tendrá que superar otros dos escollos y ver qué tan bien está en un Mundial que ya mostró algunas sorpresas.

Argentina tendrá que estar atenta a lo que suceda con esto. Porque si sale segundo de su grupo también caerá del mismo lado del cuadro, aunque recién en semifinales podría cruzarse con Alemania o Brasil. Antes, iría en octavos con el primero del grupo C, que lideran Francia y Dinamarca, y en cuartos con el primero del A, quizás Uruguay, o el segundo del B, Portugal o España.

Si los de Sampaoli ganan su grupo, en cambio, irán del otro lado y recién jugarían con Alemania o Brasil en una hipotética final. Claro: antes la Selección tendrá que hacer lo suyo para superar la fase de grupos.

Fuente: Clarín