Juntos por el Cambio apuesta a dilatar la sesión para que no se pueda tratar la quita de coparticipación a la Ciudad

Pedido de cuestiones de privilegio, homenajes a Maradona y extensión del tratamiento de otros proyectos, la estrategia opositora. A la medianoche termina el período ordinario y, si no se aprueba la ley, el Presidente deberá incluirla en un llamado a extraordinarias.

Ante la imposibilidad de frenar el tratamiento del traspaso de la Policía federal a la Ciudad de Buenos Aires y su consecuente quita de coparticipación, el interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados apela a dilatar la sesión de este lunes para que no se apruebe la ley antes de la medianoche, cuando vence el período ordinario de este año. De ser así, el presidente Alberto Fernández deberá incluir su tratamiento en un llamado a sesiones extraordinarias.

La sesión inició pasadas las 13.30 y se prevé que hasta las 19 se estén tratando cuestiones de privilegio, luego se avanzará con unas 30 cuestiones vinculadas al apartamiento de reglamento, y recién después con la quita de coparticipación a la Ciudad, que se estima comience recién a las 21. Es decir que el oficialismo tendrá solo tres horas para lograr su votación y convertirla en ley antes de que finalicen las sesiones ordinarias.

La sesión especial comenzó una vez que el Frente de Todos consiguió el quórum sin Juntos por el Cambio, que intentaba por este medio evitar al tratamiento del proyecto que le quita coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires. Se trata del proyecto que rebaja a 1,4% el porcentaje de coparticipación al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y establece en $24.500 millones el monto que recibirá Capital Federal por el gasto del traspaso de la Policía Federal en 2016. La iniciativa tiene media sanción del Senado.

Apenas iniciada la sesión, diputados de todos los bloques rindieron homenaje al astro del fútbol Diego Maradona, que falleció el pasado miércoles, y el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, colocó una camiseta de la Selección argentina con el número 10.

En su exposición el diputado del radicalismo Emiliano Yacobitti consideró que “hubo pocas personas que con unas dificultades tan grandes hayan aportado al esfuerzo, al trabajo, al mérito”, como Maradona y destacó que “fue un argentino que no se conformó con lo que le había tocado y decidió dar pelea”.

Diego nos unió, en este caso en el dolor, como antes nos había unido en la alegría. Que en paz descanse Diego Armando Maradona, un saludo muy grande a toda su familia y a todos sus amigos”, expresó la diputada nacional Graciela Ocaña.

Luego de los homenajes a Diego, comenzaron a tratarse las cuestiones de privilegio que demandarán al menos unas cinco horas de la sesión. Entre ellas, una de la diputada de PRO Victoria Morales Gorleri que planteó a una cuestión de privilegio contra el Presidente por haber enviado el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). En el último día del período ordinario, el tratamiento de la ley de coparticipación deberá avanzar contrareloj.

El proyecto completa el proceso de transferencia de las funciones de seguridad desde Nación a ciudad de Buenos Aires que empezó en 2016, determina una asignación de $24.500 millones para ese rubro y reduce la transferencia de recursos. Plantea una baja de la coparticipación para el distrito porteño a 1,4%, como sucedía previo a la gestión del expresidente Mauricio Macri.

En caso que en las tres horas que se prevé que queden de sesión el oficialismo logre sancionar la ley, el Gobierno recortará todavía más el envío de fondos al gobierno porteño.

En septiembre el presidente Alberto Fernández dispuso por el decreto 735/2020 la transferencia de un punto porcentual de los fondos de coparticipación de Capital Federal a la provincia de Buenos Aires que se usa en parte para pagar el aumento salarial a los policías de la Bonaerense, luego de las múltiples protestas de los efectivos por mejoras laborales. Esta medida redujo la coparticipación a la Ciudad de 3,5% a 2,32% y fue apelada por el gobierno porteño ante la Corte Suprema de Justicia.

Media sanción a la sostenibilidad de la deuda en el Senado

La Cámara de Senadores dio media sanción y giró a Diputados este lunes el proyecto de ley de sostenibilidad de la deuda, que implica que toda vez que un gobierno busque endeudarse en moneda extranjera o acordar programas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) previamente cuente con el aval del Congreso.

Con 65 votos a favor y una abstención, el proyecto contó con el respaldo de todos los bloques parlamentarios, tanto del Frente de Todos y de sus aliados, como del interbloque de Juntos por el Cambio. La única abstención provino de un habitual aliado del oficialismo, el representante de Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck.

En su primer artículo, indica que en la Ley de Presupuesto de cada ejercicio “deberá prever un porcentaje máximo para la emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación y jurisdicción extranjeras respecto del monto total de las emisiones de títulos públicos autorizadas para ese ejercicio”.

También señala que “toda emisión de títulos públicos en moneda extranjera y bajo legislación y jurisdicción extranjeras que supere dicho porcentaje requerirá de una ley especial del Congreso Nacional que la autorice expresamente”.

En su segundo artículo, la iniciativa señala que “todo programa de financiamiento u operación de crédito público realizados con el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como también cualquier ampliación de los montos de esos programas u operaciones, requerirá de una ley del Honorable Congreso de la Nación que lo apruebe expresamente”.

Al proyecto original enviado por el Poder Ejecutivo, los senadores del oficialismo le agregaron un tercer artículo que establece que las divisas que ingresen al país como parte de un acuerdo de crédito no podrán ser utilizadas para gastos corrientes.

Al defender la iniciativa, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el peronista cordobés Carlos Caserio cuestionó al FMI porque sus soluciones “siempre fueron a pérdida para los argentinos”.

Desde la oposición, el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, defendió la decisión de la oposición de “acompañar” el proyecto porque “el Gobierno necesita un respaldo político para emprender ese acuerdo con el Fondo Monetario Internacional”.

Su compañero de bancada, el representante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Martín Lousteau calificó al proyecto como “un paso adelante”, pero consideró que es “menor” y que por eso resulta importante que “sea un cambio definitivo y no solo una máscara transitoria”.

El proyecto se debate en el Congreso en momentos en que el ministro de Economía, Martín Guzmán, busca renegociar la deuda con el FMI por US$44.000 millones que se tomó durante el Gobierno de Mauricio Macri.

Fuente: TN

Please follow and like us:
Tweet 20