Julieta Silva podría volver a la cárcel

Julieta Silva, condenada en septiembre de 2018 a tres años y nueve meses por haber atropellado y matado al rugbier Genaro Fortunato (25), podría dejar la prisión domiciliaria y seguir cumpliendo la pena en la cárcel.

El mismo tribunal que la condenó sería notificado hoy y podría ordenar la detención de la mujer; así, el expediente pasaría a la órbita de un juez de Ejecución, quien ordenaría que se ejecute efectivamente la sentencia de encierro.

No obstante, la estadía de Silva en la cárcel no se extenderá más allá de marzo de 2020, cuando entrará en fase de libertad condicional. Vale recordar que la joven cumplirá el próximo viernes veinticuatro meses de su condena.

El traslado de Silva a la cárcel podría variar si su defensa (a cargo de Alejandro Cazabán) solicita en los próximos días al juez de Ejecución que siga cumpliendo la pena pero en su casa, como lo hacía tras su condena; si el juez hiciese lugar al pedido, la mujer estaría presa solo durante un par de semanas.

En julio pasado la sala Segunda de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, integrada por José Valerio, Mario Adaro y Dalmiro Garay y en acuerdo ordinario, ratificó la sentencia que el Tribunal Penal Colegiado I de la 2da Circunscripción Judicial tras lo cual Cazabán presentó ante la Corte un recurso extraordinario federal.

En este recurso el abogado insistía con la absolución, o bien con que se le diera una pena más baja a Silva.

El 31 de octubre, en tanto, la Sala Penal desechó el recurso presentado por el defensor, desestimando que el pedido fuera reiterativo y que no se había demostrado que la confirmación de la pena fuera arbitraria. En ese contexto, el Código Procesal Penal establece que (tras el rechazo del recurso extraordinario federal) debe cumplirse la pena de encierro; ello podría ocurrir desde este miércoles.

Otro camino posible es presentar en la Corte Nacional una “queja”. En este caso, Julieta tendría que esperar una respuesta -favorable o contraria- en prisión.

Lo expuesto significa que todos los caminos posibles desembocan en que la mujer vuelva a prisión, por algunas semanas o por algunos meses, pero nunca más allá de marzo de 2020.

Please follow and like us:
Tweet 20