Juicio a Julieta Silva: lo que pasó hasta el momento y cómo sigue

Este martes comenzó el juicio a Julieta Silva (30), única acusada de la muerte del rugbier Genaro Fortunato (25), ocurrida la madrugada del 9 de septiembre de 2017 a la salida del bar Mona.

En la primera de las audiencias, Silva contó cómo sucedieron los hechos aquella fatídica noche y declaró que tuvo la sensación de haber pisado un pozo, argumentando que no vio al joven deportista con quien mantenía una relación sentimental.

La imputada se expresó ante el tribunal integrado por Rodolfo Luque y los magistrados Julio Bittar y Eugenia Laigle.

El miércoles declaró el cuida coches, primero en arribar a la escena de los hechos, quien dijo haber observado todo; señaló que los jóvenes llegaron discutiendo al auto y que Fortunato nunca se subió (Silva había dicho que sí).

Asimismo indicó que la joven hizo marcha atrás y salió en dirección hacia calle Las Vírgenes, Fortunato se agarró de la ventanilla y cayó al suelo, la mujer circuló hacia el Norte, hizo la “u” y volvió rápidamente hacia la Ruta 143, atropellando al joven que estaba tendido, boca arriba, en la calle.

El trapito agregó que fue él quien detuvo a Silva, haciéndole gestos, y le quitó las llaves del Fiat Idea porque, según él, se iba a fugar del lugar. En la misma línea señaló que la mujer siempre tuvo conocimiento de lo que había hecho. Sus declaraciones contradijeron y complicaron a Silva.

Vale recordar que la imputada se enfrenta a dos acusaciones: homicidio culposo agravado (cinco años de prisión) y homicidio simple con dolo eventual (ocho a veinticinco años).

El jueves, en tanto, declaró el perito oftalmológico que atendió a Silva, quien señaló que el astigmatismo que sufre Silva no le impide ver un objeto horizontal, en referencia al cuerpo del rugbier. Asimismo, indicó que los parámetros de la patología están dentro de los normales y que Silva no tiene sectores ciegos en el campo visual.

El oftalmólogo Fernando Fuentes.

Ese día, además, declararon varios testigos más, entre ellos efectivos policiales que trabajaron en el lugar de los hechos.

En un principio, el próximo miércoles se iba a realizar una reconstrucción pero la fiscalía y la querella (a cargo de Andrea Rossi, Fernando Guzzo y Tíndaro Fernández respectivamente) la consideraron inverosímil; la defensa, a cargo de Alejandro Cazabán, en un principio amenazó con ir a la Corte si no se hacía pero luego negociaron y el acto se suspendió.

Este viernes y el próximo lunes (feriado) no habrá audiencias, las que se retomarán el martes a partir de las 9. Ese día declararán cinco testigos; el miércoles atestiguarán seis personas más y el miércoles otras ocho.

Estaba previsto que las testimoniales concluyera el lunes 27, pero ahora se presume que ese día se producirán los alegatos y, probablemente, se conozca la sentencia.