,

Josep María Bartomeu presentó su renuncia como presidente del Barcelona

Antes de que lo decida el voto de los socios, el máximo dirigente Culé y toda la directiva que encabeza presentaron la dimisión ante la Junta Directiva. «Lo más fácil era irse después del 8-2, pero había que tomar decisiones en medio de una crisis mundial sin precedentes y no podíamos dejar el club en manos de una gestora con competencias limitadas», soltó.

Josep María Bartomeu renunció como presidente del FC Barcelona. Se da antes de que el voto censura de los socios terminara marcando el anticipado final de su mandato en los próximos días. Es que en las últimas horas, las autoridades de Catalunya dieron el visto bueno para la celebración de la votación de censura, más allá de las restricciones sanitarias por el rebrote en España y, viendo cómo venía la situación, Bartomeu se adelantó. Una Comisión gestora asumirá ahora y tendrá que convocar a elecciones en un plazo de 45 a 90 días, por lo que en enero podría celebrarse la nueva votación para que el nuevo presidente afronte el próximo mercado de pases.

Josep María Bartomeu presentó su renuncia como presidente del Barcelona

LA CONFERENCIA DE BARTOMEU: CULPÓ A LAS AUTORIDADES CATALANAS, REIVINDICÓ SU GESTIÓN Y HABLÓ DEL FUTURO

Tras la reunión a la que convocó en horas de la tarde, Bartomeu habló a través de los canales oficiales del club, donde realizó un comunicado para explicar los motivos de su decisión de dar un paso al costado. El ya expresidente del Barcelona aseguró que la decisión se ha tomado «de manera serena y acordada» por todos los componentes de la directiva y cargó contra la Generalitat de Cataluña por no haber ofrecido «cobertura legal» ante el pedido del club de realizar el referéndum en diferentes sedes, para lo cual había solicitado quince días de plazo extra.

«Les pedíamos (a la Generalitat) cobertura legal, la misma que pidieron ellos al gobierno central, pero han decidido no dar lo mismo que han pedido. Han optado por lavarse las manos en una situación que les resulta incómoda«, afirmó. Bartomeu dijo que el Barcelona no podía convocar la moción de censura en estas circunstancias. «Teníamos que preservar la salud de todo el mundo y no podíamos situarnos en la tesitura entre la salud y una votación. Por eso no convocamos a los socios y dimitimos«, insistió.

A su vez, Bartomeu sostuvo que la directiva no abandonó después del 2-8 de Lisboa ante el Bayern Múnich, en la Liga de Campeones, por sentido de la responsabilidad. «Lo más fácil era dimitir, irse después de aquella dolorosa derrota, pero había que tomar decisiones y todo ello en medio de una crisis mundial sin precedentes. No podíamos dejar el club en manos de una gestora con competencias limitadas», indicó.

«¿Quién hubiera contratado a un entrenador o fichado a jugadores o asegurado la continuidad de Messi o adecuado los salarios? Como junta teníamos la obligación de hacerlo», subrayó el ya dimitido presidente del Barcelona. Bartomeu recordó que una dimisión anticipada hubiera provocado un vacío de poder en un tiempo en el que se tenían que tomar grandes decisiones.

«No queríamos huir pese al desgaste personal y se ha insinuado que teníamos cosas que ocultar y que teníamos miedo a avalar. Todo falso. Defendí que nuestra autocrítica nos hace más fuertes, pero lo que hemos vivido estos últimos meses pasa el límite. Se nos ha faltado al respeto, se nos ha amenazado, a mí, a mi familia y también a mis compañeros de junta», dijo.

Josep María Bartomeu presentó su renuncia como presidente del Barcelona

De cara a lo que viene, advirtió: «Espero que próximamente se pueda cerrar la adecuación salarial de la plantilla, que si no se completa puede tener consecuencias graves (para la economía del club)», manifestó. Además, Bartomeu anunció que el lunes se aprobaron los requerimientos para formar parte de una Superliga Europea de Clubes y recalcó que el Barça es «el mejor club del mundo en valor».

«Eso lo hemos conseguido por delante de grandes magnates y estados, manteniendo el club en manos de los socios. Somos singulares y eso supone que no tengamos que repartir dividendos y que los beneficios se destinen a inversiones deportivas y patrimoniales. La solidez del club es indiscutible«, argumentó.

Por último, afirmó que es el momento de pasar página y de que cada uno saque sus conclusiones. «Lo único que quiero es seguir disfrutando del Barça y los que vengan tendrán todo mi apoyo en el futuro. Somos los socios los que decidimos nuestro futuro y esta es nuestra grandeza», cerró.

Fuente: TyCSport

Please follow and like us:
Tweet 20