José López declaró que los bolsos que revoleaba en el falso monasterio eran para Cristina Kirchner

José López aportó nuevas pruebas que comprometen a Cristina Fernández de Kirchner. Ella ordenó el traslado de los bolsos con los nueve millones de dólares y varias joyas.

El traslado de los nueve  millones de dólares se lo había encargado el ex secretario privado de Cristina, Fabián Gutiérrez, quien aún alejado de la función pública, acompañó a la ex mandataria hasta el 9 de diciembre de 2015. Durante la gestión kirchnerista aumentó su patrimonio en más del 700 por ciento.

José López había recibido la instrucción de cambiar de lugar esos nueve millones de dólares; Gutiérrez lo llamó en nombre de Cristina. Lo citó en el Hotel City y ahí le dijo que había que mover la plata y que esa noche le haría llegar el dinero. Esa noche, el 13 de junio de 2016, López recibió los bolsos en su domicilio de la capital. López siempre supo que Gutiérrez era Cristina. Nunca dudó de ese vínculo. Tanto los dólares como las joyas (Rolex, pulseras, aros, collares, anillos  y gemelos) formaban parte del envío de Cristina. La encomienda lo desconcertó, según contó, porque no sabía dónde colocarlos en un lugar seguro, hasta que se acordó del convento de las monjas (que no eran monjas) que Julio De Vido y el propio López solían frecuentar y atiborrar de donativos (del Estado, no de ellos). López les agregó una sola cosa de propiedad, según declaró: una carabina de fabricación suiza Sig Sauer 522 LR.

El ex secretario ya había declarado en el juicio oral y público que se realiza por los dólares lanzados al convento que el dinero no era suyo, sino de la política, aunque se había negado a precisar ante ese tribunal el nombre de su dueño (o dueña).

Solo lo hizo ante Bonadio y Stornelli cuando quedó seriamente comprometido por su condición de receptor de los sobornos que pagaban los empresarios de obras públicas a través de Roberto Baratta. El chofer de Roberto Baratta era Oscar Centeno, el escribidor de los cuadernos que reveló en La Nación el periodista Diego Cabot. Algo extraño sucedió cuando López empezó a hablar ante Stornelli, el primero que lo interrogó, de Cristina, de Fabián Gutiérrez y de los bolsos con dólares y joyas. Su miedo era evidente. El ataque de pánico le provocó temblores en las manos. Fue en ese momento cuando López pidió ser un imputado protegido por la Justicia y no volver más al penal de Ezeiza. La Justicia accedió. López está ahora en un lugar que nadie conoce. El sistema de amenazas y miedo es común a todos los presos de Ezeiza que fueron funcionarios públicos. El código mafioso de no delatar debe respetarse. La advertencia la hizo pública, incluso, De Vidio en una carta. El compromiso no debe romperse aun cuando muchos están ya en franca decadencia. Un funcionario que visitó hace poco el penal de Marcos Paz lo vio a De Vido sentado en una silla de plástico, con la barba muy larga y con la mirada perdida. Era la imagen de la ruina.

López recibía las coimas, pero no era el beneficiario final. El receptor último era Néstor Kirchner y, luego, Cristina. La declaración de López tiene tal significación que es la única que se mantiene guardada bajo siete llaves en las oficinas de Bonadío y Stornelli. Aunque dependía formalmente de De Vido, López tenía una relación política directa con el entonces matrimonio presidencial. También les contó al juez y al fiscal que, luego de la muerte de Néstor Kirchner, en 2010, el sistema de cobro de sobornos entró en un paréntesis. Nadie se animaba a hablarle a Cristina de esas cosas. Nadie sabía si ella estaba al tanto de cómo había sido todo. Nadie quería ser el primero en describirle que durante los cinco o seis años anteriores el Gobierno había sido sobornado por importantes empresarios argentinos. Por esos días, y meses, circuló la versión de una presidenta ajena a la corrupción, que se había sorprendido enfurecida, del sistema de corrupción constituido por su esposo muerto. Incluso, se llegó a difundir que el hijo de ambos, el hoy diputado Máximo Kirchner, había destruido el famoso cuaderno de su padre (en el que llevaba prolija cuenta de la recaudación deshonesta) en un ataque de decepción y furia. Nada fue así.

José López les contó a Bonadío y a Stonelli que Cristina lo llamó al despacho presidencial un día a mediados del 2011. Le mostró el cuaderno de Néstor Kirchner, una descripción tan obsesiva como la de Centeno, del dinero que entraba en la familia por los negocios espurios, en el que detallaba quiénes eran los recaudadores, quiénes eran los que pagaban y dónde estaba esa plata. Los cuadernos han sido la victoria y la derrota de los Kirchner. Cristina le lanzó a López una pregunta directa e inesperada: “¿Vas a ser parte de la solución o del problema?”, lo interrogó mientras empuñaba el cuaderno. López bajó la cabeza y empezó a contar todo. Cómo era el sistema, cuánto se cobraba por cada obra pública, cómo eran las licitaciones, quiénes eran los empresarios beneficiarios del sistema, cómo era el círculo de recaudación, quiénes eran los recaudadores. Desde ese momento, el sistema de corrupción salió del paréntesis que en el que estaba y volvió a funcionar como lo había hecho mientras vivió Néstor Kirchner.

Ese antecedente y su propia experiencia durante la gestión de Cristina Kirchner hicieron que no le llamara la atención cuando Fabián Gutiérrez se presentó en nombre de Cristina y le envió los bolsos con más de 9 millones de dólares y varias joyas. Todo eso era de Cristina, asegura López sin dudar. Así quedó escrito (y firmado) por López en el acta de su declaración como arrepentido. El juez y el fiscal decidieron, de todos modos, corroborar la veracidad de la declaración de López. En eso están.

El problema de los Kirchner es el efectivo. Gran parte del dinero mal habido está a nombre de Lázaro Báez, el fiel testaferro de Néstor Kirchner. Un alto funcionario judicial señala, no sin ironía, que al fin y al cabo, el expresidente no se equivocó cuando eligió a un hombre leal.  Kirchner murió hace ocho años y Báez está preso desde hace más de dos. El viejo empleado bancario, convertido en una de las fortunas más importantes del país, no se quebró nunca y jamás delató a los Kirchner. ¿O es miedo, otra vez? Una auditoría ordenada por el juez Sebastián Casanello estimó que los bienes a su nombre (empresas, estancias, edificios) tienen un valor de unos 200 millones de dólares. Pero funcionarios judiciales creen que se subvaluaron las propiedades de Báez y que el monto real podría llegar a oscilar entre los 300 y 400 millones de dólares.

Varios funcionarios judiciales creen que el dinero de los Kirchner está dentro del país, ya sea en propiedades a través de testaferros (Cristóbal López podría ser otro de estos) o en “canutos”, como les llaman a las bóvedas o a la plata enterrada, con el dinero en efectivo. El financista Ernesto Clarens sinceró que él era también una parte del engranaje de cobro de sobornos (no solo un “cambista” de pesos por dólares, como aseguró al principio), pero nada dijo del traslado de dinero al exterior. En la Justicia se sospecha que Clarens ayudó a Daniel Muñoz, el ex secretario privado de los Kirchner por el propio Muñoz, el ex secretario privado de Kirchner a sacar plata del país para comprar propiedades en Miami por más de 60 millones de dólares que enviaban López, Baratta, Ricardo Jaime y De Vido, entre otros. Muñoz murió en 2016. Los secretarios privados de los Kirchner fueron la salvación y perdición del matrimonio.

El juez Bonadio procesará y ordenará la prisión preventiva de Cristina Kirchner, pero no le pedirá al Senado su desafuero inmediato. Esperará que la Cámara Federal ratifique sus decisiones para que la orden de arresto llegue al Senado con una doble sentencia judicial. Caería, así uno de los argumentos de los senadores peronistas que no podría desaforar a una senadora por la decisión de un juez de primera instancia.

Serían, de producirse la ratificación de la Cámara, dos instancias judiciales las que reclamarían al Senado que les permita poner entre rejas a la ex presidenta. Para aumentar el tormento de Cristina, el juez Bonadio acaba de ser ratificado como juez natural de la causa por la Cámara Federal, y de hecho, por la Cámara de Casación, el máximo tribunal penal de país.

El juez y el fiscal descubrieron también que algunos empresarios mintieron u omitieron parte de la verdad en sus declaraciones como arrepentidos. Volverán a los tribunales para que amplíen o modifiquen sus declaraciones. Todavía se recuerda en los pasillos de Comodoro Py el estallido del empresario Enrique Pescarmona cuando se arrepintió: “Me arrepiento de verdad de haberles pagado sobornos a esos h…de p…”. La peripecia de Pescarmona con los Kirchner terminó cuando el empresario debió ceder el control de su compañía a un grupo de acreedores. Le pidieron coimas, las cobraron, les dieron las obras, pero después no le pagaron los certificados de obras. Por primera vez en la historia se conocen con precisión no solo los nombres de los políticos corruptos que cobraron sobornos; sino también los nombres de los empresarios que pagaron. Hasta existe cierta idea del dinero que trasegaron. Y del método que hizo posible ese acopio increíble de dinero ajeno.