Jaguares-Reds, por el Súper Rugby: el equipo argentino remontó el resultado y ganó un partidazo

Un maul arrasador, una gran mentalidad para revertir rendimiento y score adversos y una victoria es el saldo que se llevó Jaguares del encuentro ante Reds. No es poco. El equipo argentino sufrió luego de un primer tiempo muy flojo, pero se mantuvo vivo gracias al maul y tuvo una encomiable actitud para reaccionar en la segunda mitad y pasar de estar en desventaja de 17 puntos a imponerse 43-27.

Jaguares llegó a este tercer partido del Súper Rugby 2020 con la obligación de ganar para no tener que correr de atrás en su intento por volver a ser protagonista, luego de que en la fecha pasada se les escapara increíblemente la victoria ante Hurricanes y justo antes de una durísima gira de tres partidos por Sudáfrica, que comienza el sábado próximo en Ciudad del Cabo ante los punteros e invictos Stormers. Se lleva los cuatro puntos y una muy buena sensación por el partido que dio vuelta, pero también mucha tarea con aspectos por corregir.

La victoria ante 8100 espectadores en la cancha de Vélez marcó el cierre del primer segmento del certamen que incluyó tres partidos en casa. Dos victorias y una derrota no es un saldo despreciable en función de los rivales y más allá de que se haya escapado el partido con Hurricanes. Un buen colchón de cara a la gira y sobre todo algunas sensaciones positivas respecto del juego y de la mentalidad del equipo, todavía con muchísimo por crecer en ambos aspectos.

Una escena del partido en la cancha de Vélez
Una escena del partido en la cancha de Vélez Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

El maul explica los tries de los hookers: tres de Julián Montoya y el de Santiago Socino, que jugó su segundo partido con la camiseta de Jaguares, además de propiciar el de Emiliano Boffelli; el restante fue una acción de pelota recuperada que coronó Tomás Cubelli.

Como todos esperaban, Reds salió a jugar un partido durísimo, apretando muy fuerte con el tackle, disputando todos los rucks y enlenteciendo la pelota, poniendo presión en las formaciones fijas.

El resumen del partido

Durante el primer tiempo, Jaguares no respondió con la misma intensidad, perdió fácilmente la pelota, no utilizó bien los kicks tácticos y así le cedió territorio y posesión al rival. Para peor, la defensa fue deficiente y a partir de allí el apertura James O’Connor pudo lanzar a su potentes backs, entre los que se lucieron el wing Henry Speight y especialmente el segundo centro Hunter Paisami. Así Reds se adelantó fácilmente 24-7.

Si el equipo argentino se mantuvo vivo fue gracias a un maul arrasadorformación que fue artífice de cinco de los seis tries. Se fue al descanso con un try más y cambió la actitud notablemente en la segunda mitad, con Guido Petti Pagadizábal como abanderado. Al contrario del partido pasado, el banco entró muy bien y elevó el nivel; allí dio vuelta las cosas. Si el maul fue la clave para quebrar el in-goal, también vale remarcar que mejoró la defensa y la salida rápida de la pelota que propició quiebres, aspecto en el que se destacó Santiago Carreras.

Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

Una de las premisas que los propios jugadores se habían marcado eran las formaciones fijas, pero no habían pasado tres minutos y Jaguares ya había cedido un line-out y un scrum. Así Reds monopolizó la pelota y, sumando a que en el inicio el tackle tampoco fue lo contundente que exige este nivel (cuando no directamente errado malamente), el visitante se puso en ventaja. Dos tries en 18 minutos para adelantarse 14-0 y dos más en 35 para ponerse 24-7, aunque Jaguares cerró con el try de Boffelli (tras ventaja de penal conseguida en un maul) y abrió el segundo tiempo con otra conquista.

Todavía en desventaja (27-22), al promediar el segundo tiempo hubo jugada clave: Reds tuvo un scrum en 5 yardas rivales que dominó, pero el árbitro argentino Federico Anselmi entendió que con infracción y le dio un penal a Jaguares, y así el equipo local salió del ahogo. Un par de minutos después llegó el try con que pasó al frente, quedó con un hombre más durante 10 minutos por la amonestación al capitán Liam Wright y a partir de allí fue todo de Jaguares, que apoyó dos veces más y sólo lamentó haberse quedado a un try del punto bonus, que estuvo cerca de conseguir en la última jugada.

Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

La disciplina también fue un aspecto clave: Jaguares cometió sólo tres penales contra 14 de los visitantes. Lo negativo: las 14 pérdidas de pelota de los argentinos. El apertura Tomás Albornoz debutó al ingresar a falta de 9 minutos y mostró buenas cosas.

Mañana Jaguares emprende un viene un viaje complicado a Ciudad del Cabo con varias escalas. Stormers, el puntero del certamen, aparece en el horizonte. Un rival que ayer ganó con lo justo en Johannesburgo para mantenerse invicto y que exigirá todavía más. Jaguares puede responder, pero debe mejorar.

Fuente: LA NACION

Please follow and like us:
Tweet 20