“Infierno en la tierra”, la situación de los soldados ucranianos en el frente oriental

Bosques incendiados y ciudades quemadas hasta los cimientos. Colegas con miembros amputados. Bombardeos tan implacables que la única opción es yacer en una trinchera, esperar y rezar.

Los soldados ucranianos que regresan del frente en la región de Donbas, en el este de Ucrania, donde Rusia está librando una feroz ofensiva, describen la vida durante lo que se ha convertido en una agotadora guerra de desgaste como apocalíptica.

En entrevistas con The Associated Press, algunos se quejaron de una organización caótica, deserciones y problemas de salud mental causados por los bombardeos incesantes. Otros hablaron de la alta moral, el heroísmo de sus colegas y el compromiso de seguir luchando, incluso cuando los rusos mejor equipados controlan una mayor parte de la zona de combate.

Soldados ucranianos disparan un proyectil desde un obús M777 en Donetsk (REUTERS/Stringer)Soldados ucranianos disparan un proyectil desde un obús M777 en Donetsk (REUTERS/Stringer)
Las fuerzas invasoras han logrado avances lentos pero concretos en las últimas semanas en Donetsk (REUTERS/Colaborador)Las fuerzas invasoras han logrado avances lentos pero concretos en las últimas semanas en Donetsk (REUTERS/Colaborador)

El teniente Volodymyr Nazarenko, de 30 años, segundo al mando del batallón Svoboda de la Guardia Nacional de Ucrania, estaba con las tropas que se retiraron de Sievierodonetsk bajo las órdenes de los líderes militares. Durante una batalla de un mes, los tanques rusos eliminaron cualquier posición defensiva potencial y convirtieron una ciudad con una población de 101.000 habitantes antes de la guerra en “un desierto incendiado”, dijo.

“Nos bombardearon todos los días. No quiero mentir sobre eso. Pero estos fueron bombardeos de municiones en cada edificio”, dijo Nazarenko. “La ciudad fue nivelada metódicamente”.

En ese momento, Sievierodonetsk era una de las dos principales ciudades bajo control ucraniano en la provincia de Lugansk, donde los separatistas prorrusos declararon una república no reconocida hace ocho años. Cuando llegó la orden de retirada el 24 de junio, los ucranianos estaban rodeados por tres lados y montaban una defensa desde una planta química que también albergaba a civiles.

Foto de archivo de un edificio dañado por los bombardeos en Sievierodonetsk, en la región de Luhansk. REUTERS/Alexander ErmochenkoFoto de archivo de un edificio dañado por los bombardeos en Sievierodonetsk, en la región de Luhansk. REUTERS/Alexander Ermochenko

“Si hubo un infierno en la Tierra en algún lugar, fue en Sievierodonetsk”, dijo Artem Ruban, un soldado del batallón de Nazarenko, desde la relativa seguridad de Bakhmut, 64 kilómetros (40 millas) al suroeste de la ciudad capturada desde entonces. “La fuerza interior de nuestros muchachos les permitió sostener la ciudad hasta el último momento”.

“Esas no eran condiciones humanas en las que tenían que luchar. Es difícil explicarte esto aquí, cómo se sienten ahora o cómo era allí”, dijo Ruban, parpadeando a la luz del sol. “Estuvieron luchando hasta el final. allá. La tarea era destruir al enemigo, sin importar qué”.

Nazarenko, que también luchó en Kyiv y en otras partes del este después de que Rusia invadiera Ucrania, considera que la operación ucraniana en Sievierodonetsk es “una victoria” a pesar del resultado. Dijo que los defensores lograron limitar las bajas mientras detenían el avance ruso por mucho más tiempo de lo esperado, agotando los recursos de Rusia.

“Su ejército incurrió en enormes pérdidas y su potencial de ataque fue destruido”, dijo.

Tanto el teniente como el soldado bajo su mando expresaron su confianza en que Ucrania recuperaría todos los territorios ocupados y derrotaría a Rusia. Insistieron en que la moral se mantuvo alta. Otros soldados, la mayoría sin experiencia de combate antes de la invasión, compartieron relatos más pesimistas e insistieron en el anonimato o usaron solo su nombre de pila para hablar de sus experiencias.

Oleksiy, un miembro del ejército ucraniano que comenzó a luchar contra los separatistas respaldados por Moscú en 2016, acababa de regresar del frente con una gran cojera. Dijo que fue herido en el campo de batalla en Zolote, una ciudad que los rusos también han ocupado desde entonces.

Un asesor presidencial de alto rango informó el mes pasado que entre 100 y 200 soldados ucranianos morían todos los días, pero el país no proporcionó el número total de muertos en acción. Oleksiy afirmó que su unidad perdió 150 hombres durante los primeros tres días de lucha, muchos de ellos por la pérdida de sangre. (AP)Un asesor presidencial de alto rango informó el mes pasado que entre 100 y 200 soldados ucranianos morían todos los días, pero el país no proporcionó el número total de muertos en acción. Oleksiy afirmó que su unidad perdió 150 hombres durante los primeros tres días de lucha, muchos de ellos por la pérdida de sangre. (AP)

“En la televisión están mostrando imágenes hermosas de las líneas del frente, la solidaridad, el ejército, pero la realidad es muy diferente”, dijo, y agregó que no cree que la entrega de más armas occidentales cambie el curso de la guerra.

Su batallón comenzó a quedarse sin municiones en unas pocas semanas, dijo Oleksiy. En un momento, el incesante bombardeo impidió que los soldados se pusieran de pie en las trincheras, dijo, con el agotamiento visible en su rostro arrugado.

Un asesor presidencial de alto rango informó el mes pasado que entre 100 y 200 soldados ucranianos morían todos los días, pero el país no proporcionó el número total de muertos en acción. Oleksiy afirmó que su unidad perdió 150 hombres durante los primeros tres días de lucha, muchos de ellos por la pérdida de sangre.

Debido a los incesantes bombardeos, los soldados heridos solo fueron evacuados por la noche y, en ocasiones, tuvieron que esperar hasta dos días, dijo.

“A los comandantes no les importa si estás psicológicamente quebrantado. Si tienes un corazón que funciona, si tienes brazos y piernas, tienes que volver a entrar”, agregó.

Mariia, una comandante de pelotón de 41 años que se unió al ejército ucraniano en 2018 después de trabajar como abogada y dar a luz a una hija, explicó que el nivel de peligro e incomodidad puede variar mucho según la ubicación de la unidad y el acceso a las líneas de suministro.

 Durante una batalla de un mes, los tanques rusos eliminaron cualquier posición defensiva potencial y convirtieron una ciudad con una población de 101.000 habitantes antes de la guerra en “un desierto incendiado”. (AP)Durante una batalla de un mes, los tanques rusos eliminaron cualquier posición defensiva potencial y convirtieron una ciudad con una población de 101.000 habitantes antes de la guerra en “un desierto incendiado”. (AP)

Los frentes que han existido desde que comenzó el conflicto con los separatistas prorrusos en 2014 son más estáticos y predecibles, mientras que los lugares que se convirtieron en campos de batalla desde que Rusia envió sus tropas para invadir son “un mundo diferente”, dijo.

Mariia, quien se negó a compartir su apellido por razones de seguridad, dijo que su esposo actualmente está luchando en un “punto caliente”. Todos extrañan y se preocupan por sus seres queridos, y aunque esto causa angustia, sus subordinados han mantenido el ánimo en alto, dijo.

“Somos descendientes de cosacos, somos libres y valientes. Lo llevamos en la sangre”, dijo. “Vamos a luchar hasta el final”.

Otros dos soldados entrevistados por AP, ex empleados de oficina en Kiev sin experiencia previa en combate, dijeron que fueron enviados al frente en el este tan pronto como completaron su entrenamiento inicial. Dijeron que observaron una “organización terrible” y una “toma de decisiones ilógica”, y muchas personas en su batallón se negaron a luchar.

Uno de los soldados dijo que fuma marihuana a diario. “De lo contrario, perdería la cabeza, desertaría. Es la única forma en que puedo hacer frente”, dijo.

Un exprofesor de 28 años de Sloviansk que “nunca imaginó” que lucharía por su país describió los campos de batalla de Ucrania como una vida completamente diferente, con un sistema de valores diferente y altibajos emocionales.

Una vista muestra un tanque destruido durante el conflicto Ucrania-Rusia en la ciudad de Sievierodonetsk en la región de Lugansk, Ucrania, 1 de julio de 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko
Una vista muestra un tanque destruido durante el conflicto Ucrania-Rusia en la ciudad de Sievierodonetsk en la región de Lugansk, Ucrania, 1 de julio de 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko

“Hay alegría, hay tristeza. Todo está entrelazado”, dijo.

La amistad con sus colegas proporciona los puntos brillantes. Pero también vio a compañeros soldados sucumbir a la fatiga extrema, tanto física como mental, y mostrar síntomas de TEPT.

“Es difícil vivir bajo estrés constante, falta de sueño y desnutrición. Ver todos esos horrores con tus propios ojos: los muertos, los miembros arrancados. Es poco probable que la psique de alguien pueda soportar eso”, dijo.

Sin embargo, él también insistió en que la motivación para defender su país permanece.

“Estamos listos para aguantar y luchar con los dientes apretados. No importa cuán duro y difícil sea”, dijo el maestro, hablando desde una tienda de pesca que se convirtió en un centro de distribución militar. “¿Quién defenderá mi hogar y mi familia, si no soy yo?”

El centro en la ciudad de Sloviansk proporciona a las unidades militares locales equipo y provisiones, y brinda a los soldados un lugar para ir durante breves respiros de la rutina física y los horrores de la batalla.

El ejército ruso concluyó el sábado la conquista de la ciudad ucraniana de Severodonetsk y consiguió entrar en barrios de la vecina Lysychansk, tras semanas de una devastadora ofensiva para apoderarse de la región el Donbás, en el este del país.El ejército ruso concluyó el sábado la conquista de la ciudad ucraniana de Severodonetsk y consiguió entrar en barrios de la vecina Lysychansk, tras semanas de una devastadora ofensiva para apoderarse de la región el Donbás, en el este del país.

Tetiana Khimion, una coreógrafa de danza de 43 años, montó el centro cuando comenzó la guerra. Todo tipo de soldados pasan, dice, desde fuerzas especiales calificadas y veteranos endurecidos por la guerra hasta civiles convertidos en combatientes que se inscribieron recientemente.

“Puede ser así: Por primera vez viene, sonríe ampliamente, hasta puede ser tímido. La próxima vez que viene, hay un vacío en sus ojos”, dijo Khimion. “Ha pasado por algo y es diferente”.

Detrás de ella, un grupo de jóvenes soldados ucranianos en rotación desde el frente se sientan compartiendo bromas y una pizza. El ruido sordo de la artillería se puede escuchar a unas pocas millas de distancia.

“En su mayoría esperan lo mejor. Sí, a veces llegan un poco tristes, pero esperamos levantarles el ánimo aquí también”, dijo Khimion. “Nos abrazamos, nos sonreímos y luego regresan a los campos”.

El domingo, las fuerzas rusas ocuparon el último bastión ucraniano en la provincia de Lugansk e intensificaron los ataques con cohetes en Donetsk, la provincia de Donbas donde se encuentra el centro.

Fuente: Infobae

Please follow and like us: