Europa, EE.UU., Argentina y Brasil suben el tono contra Maduro

La UE y Estados Unidos amenazaron con sanciones económicas. Argentina y Brasil rechazaron la propuesta del Ejecutivo.

Tanto Europa como EE.UU. y otras naciones de la región reaccionaron de manera dura ante la respuesta del gobierno venezolano de seguir adelante con el proyecto de Asamblea Constituyente, luego de que alrededor de 7 millones de venezolanos la rechazaran en un referéndum no vinculante. El gobierno de Maduro desconoció los resultados y aseguró que seguirá en marcha el llamado a la Asamblea, fijado para el 30 de este mes.

Los cancilleres europeos ya hablan de sanciones contra dirigentes venezolanos y advierten que “todas las opciones” están sobre la mesa. La canciller europea, Federica Mogherini, pidió ayer al presidente venezolano que pise el freno: “Creemos que sería útil que el gobierno busque gestos políticos para rebajar la tensión, cree mejores condiciones para reanudar el trabajo hacia una solución pacífica y suspenda el proceso para hacer una Asamblea Constituyente”. Ante preguntas de la prensa, Mogherini reconoció que “obviamente siempre están todas las opciones sobre la mesa para su consideración política”, en referencia a la posibilidad de aprobar sanciones contra Venezuela.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó hoy con «fuertes y prontas» sanciones económicas contra Venezuela si el gobierno de Nicolás Maduro sigue adelante con sus planes de formar una Asamblea Nacional Constituyente, cuyo proceso electoral está convocado el próximo día 30.

«Estados Unidos no se quedará quieto mientras Venezuela se desmorona. Si el régimen de Maduro impone su Asamblea Constituyente el 30 de julio, Estados Unidos tomará fuertes y prontas acciones económicas», apuntó Trump en un comunicado.

La cancillería argentina emitió ayer un comunicado en la misma linea que la UE, aunque sin amenazar con sanciones, señalando que esperaba que los resultados del domingo lleve a Maduro a “desistir de la convocatoria a la Asamblea Constituyente”. Y tal como publicó Clarín el sábado, el Mercosur debatirá en Mendoza, durante el encuentro que sostendrá entre el jueves y el viernes, la aplicación completa de la “cláusula democrática” a Venezuela.

Y en un comunicado divulgado ayer, la cancillería brasileñatambién “exhortó a las autoridades venezolanas a cancelar la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente cuyas reglas violan el derecho al sufragio universal y el propio principio de la soberanía popular”. El texto reitera la urgencia de que sean asegurados cuanto antes las competencias de la Asamblea Nacional, el usufructo pleno de las libertades públicas y la liberación de todos los presos políticos” en Venezuela.

Europa cambia así de tono porque aunque el Parlamento Europeo había pedido ya en varias ocasiones que la Unión Europea endureciera su política hacia Venezuela, los cancilleres no habían dado por ahora el paso de amenazar con sanciones.

Mogherini dijo también que la consulta convocada el domingo por la oposición venezolana es “una muestra de que hay una voluntad del pueblo de Venezuela de tener una solución urgente y pacífica” y pidió a Maduro que utilice el tiempo que queda hasta el 30 de julio (fecha de la prevista consulta a la Asamblea Constituyente) “en buscar la unidad del país y evitar otras escaladas”. Europa cree, explicó la ‘canciller’, que buena parte de Venezuela no apoya la Asamblea Constituyente y que su convocatoria aumentará “el riesgo de polarizar más el país y generar más confrontación”. Mogherini dijo que Europa pide a Maduro “gestos políticos para reducir tensiones”.

Fuente: Clarìn