,

Estudiantes venció a Bragantino en Brasil con un golazo de chilena de Gustavo Del Prete y se aseguró el primer puesto

‎Estudiantes necesitaba sumar un punto frente a Bragantino para quedarse con la primera ubicación de la zona C de la Copa Libertadores y, sobre todo, un rendimiento que le permitiera olvidar su pobre actuación de la semana pasada en el ámbito local. El Pincha estaba esperanzado en llegar a la definición de la Copa de la Liga Profesional y la eliminación en cuartos de final, contra Argentinos Juniors, representó un sopapo difícil de asimilar: el equipo tenía a tope la confianza y, de repente, le quitaron la ilusión.

El León se repuso este martes. Como tantas veces en su historia. Y lo hizo en el terreno que más le gusta: la Copa Libertadores de América. Derrotó por 1-0 a Bragantino en Brasil, con un golazo de chilena de Gustavo Del Prete, y ya nadie puede arrebatarle la punta del grupo.

En el primer tiempo prevaleció el plan de Estudiantes. El conjunto argentino nunca perdió el orden, siempre mantuvo la solidez y en algunas ocasiones lastimó con ataques verticales. En un desarrollo parejo, sin hegemonías, exhibió un mejor semblante. Cómodo y con la tranquilidad de la clasificación obtenida hace un par de semanas, el cuadro de Ricardo Zielinski no se apartó de su estrategia: lograr una estructura equilibrada, sin grietas, y aprovechar los descuidos del adversario.

 Bragantino, por su parte, durante la etapa inicial no supo vulnerar las distintas barreras que le plantó Estudiantes. Los delanteros visitantes hicieron un gran desgaste para que el oponente no saliera con facilidad, los volantes presionaron con intensidad en la zona media y los defensores neutralizaron los escasos avances. La paciencia del local jamás prosperó.

Las tres situaciones más claras de la primera parte, entonces, fueron de Estudiantes: una definición de Manuel Castro que salió desviada y dos atajadas del arquero Cleiton, a Matías Pellegrini y Leandro Díaz. El equipo brasileño, sin profundidad, tuvo que recurrir a tiros desde media distancia (el más peligroso, de Raul, pasó a un metro del arco).

El segundo tiempo fue diferente. Si bien la primera situación nítida fue generada por el Pincha, con una buena maniobra individual del Loco Díaz, Bragantino respondió enseguida y por duplicado: un remate de Ytalo apenas afuera y otro de Ramires que tapó Mariano Andújar. El conjunto paulista, tras más de 50 minutos, halló la fórmula para inquietar a Estudiantes.

Ytalo comete una ostensible falta contra Jorge Rodríguez; a pesar de lo que muestra la imagen, Bragantino fue parsimonioso.
Ytalo comete una ostensible falta contra Jorge Rodríguez; a pesar de lo que muestra la imagen, Bragantino fue parsimonioso. NELSON ALMEIDA – AFP

Parecía el despertar del local. Pero el visitante se acomodó y otra vez consiguió que se jugara con su libreto. Bragantino, con poca inventiva, se hundió nuevamente en la parsimonia. En el letargo. Y el Pincha, especialista en herir rivales distraídos, aprovechó la circunstancia. Cuando sucedía poco, casi nada, Del Prete ensayó una chilena que sorprendió a la defensa y perforó la resistencia de Cleiton. Luego de un remate de Castro y un rebote en un defensor, la pirueta del delantero –mezcla perfecta entre belleza y eficacia– puso el 1-0.

En el tramo final Bragantino intentó hacer lo que no había hecho en el resto del encuentro: despegarse de la monotonía. El problema, a esa altura, era la escasez de tiempo. Se acordó tarde de ser agresivo y lo pagó caro.

En el final, las polémicas. Errores nítidos. Fabián Noguera, defensor albirrojo, cometió una clara infracción no sancionada con penal y después a Estudiantes le anularon un gol por una posición adelantada inexistente.

Manuel Castro interviene a tiempo frente a Luan Candido; mayormente se jugó en Brasil a lo que quiso Estudiantes.
Manuel Castro interviene a tiempo frente a Luan Candido; mayormente se jugó en Brasil a lo que quiso Estudiantes. NELSON ALMEIDA – AFP

El Pincha quería un punto para asegurarse el primer puesto del grupo C y sumó tres. Una victoria importante que le garantiza definir como local en los octavos de final y, además, dejar atrás su endeble desempeño en los cuartos de la Copa de la Liga. Necesitaba sacarse la bronca y lo consiguió. Buen triunfo del León, que, a falta de un partido (el martes, ante Vélez), redondeó un muy buen semestre.

En Argentina Estudiantes es un gran club. En la Copa Libertadores es un gigante.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: