Esteban Bullrich dejó su banca en el Senado y se despidió con un emotivo discurso: “Esta decisión va en contra de cada fibra de mi cuerpo”

El senador de Juntos por el Cambio presentó su renuncia al Congreso tras sufrir Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), un trastorno neurodegenerativo.

Esteban Bullrich presentó su renuncia al Senado de la Nación, tras la última sesión previa al cambio de un tercio del cuerpo, a causa del agravamiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), enfermedad que le fue diagnosticada hace varios meses. El senador se emocionó al realizar el discurso, y provocó las lágrimas en más de un legislador.

“Gracias presidenta por darme la palabra y por las muestras de afecto durante este tiempo difícil para mí. Desde que entré a la política hace 20 años siempre intenté ser fiel a mí mismo, no mentirme, hacer lo que sentía justo aunque no fuera conveniente”, comenzó Bullrich en su discurso.

Con Martín Lousteau a su izquierda, el senador continuó: “En este recinto del que me honra ser parte, vengo a hacer algo que va en contra de cada fibra de mi cuerpo. Nada de lo que soy me indica que este es el camino que quiero seguir, pero creo firmemente en la idea de que el interés público siempre debe estar por encima de los intereses personales”.

“Créanme que es mucho más lo que nos une que lo que nos divide, los proyectos no son de nadie, son de todos. Las buenas ideas no tienen dueños, tienen beneficiarios”, expresó Bullrich en una Cámara Alta desbordada de emoción.

En su emotivo discurso, Esteban Bullrich anunció un nuevo proyecto de ley de educación inclusiva

Dentro del relato que hizo, el senador contó que presentará un último proyecto: “Renuncio a mi banca con mucha tristeza y mi última actividad legislativa es un proyecto de ley de educación inclusiva, por el que pido tratamiento sobre tablas”.

“Esto busca igualar oportunidades que, como todo lo que hecho en mi vida política hasta ahora, intenta dejar de lado egoísmos y vanidades para enfocarnos plenamente en el consenso”, agregó Bullrich.

Asimismo, hizo hincapié en el diálogo que se llevó adelante para presentar el proyecto: “Fue acordado a partir de tres proyectos originales y con el aporte de senadoras y senadores de todos los bloques que, dejando de lado intereses personales y visiones partidarias, encontramos el proyecto común”.

“Me gustaría que se me recordara por la búsqueda constante del consenso a través del diálogo, del diálogo entendido como una conducta activa en la que los participantes se abren a escuchar a quien tienen enfrente, ese es el valor más importante y a la vez más escaso de la política argentina”, remarcó el exministro de Educación de la Nación.

Además, agregó: ”Los adversarios nunca son enemigos y representan a una porción de los argentinos cuyos valores, intereses y deseos son tan atendibles como los de uno y que se puede dialogar, negociar y acordar sin relegar lo que uno es y lo que uno defiende”. “El diálogo y la búsqueda de la razón entre dos debe ser un acto de generosidad, de amor y de calidad cristiana. Entendiendo que la verdad y la justicia son valores que encontrar, no propiedad de alguna de las dos partes”, señaló.

“Hemos sido culpables de gobernar con tapones en los oídos”: la crítica de Esteban Bullrich a los políticos

Vivimos en un país enfocado en la grieta y en el debate violento, en el que la gente le escapa a la política, la desprecia y la condena. Un país en que la gente se recluye en lo privado soltando el sueño de ser parte de la construcción de argentina mejor”, dijo Esteban Bullrich en lo que se transformó en una crítica a sus propios colegas, los políticos.

En ese tono, y entre lágrimas, el senador afirmó: “Me voy con la tranquilidad de que aquí hay muchos dirigentes que tienen la vocación de construir un mejor país y resolverle los problemas a la gente. Anímense a ejercerlo, hagan carne del mandato de la gente y aprovechen que Dios le da la voz y la fuerza para desempeñarlo. Tengan el coraje de hacer solamente lo que saben correcto”.

En esa línea, el exministro de Educación de la Nación continuó: “Nuestro país clama por consensos, así lo muestran los números de la pobreza, la falta de desarrollo, los jóvenes que se van del país, la catástrofe educativa, y la continua y prolongada postergación de nuestros sueños producida por un estancamiento del que somos culpables los políticos y no los argentinos”.

Todos hemos sido culpables de gobernar con tapones en los oídos, nosotros también. No hay más tiempo para eso, nadie tiene más tiempo para que juguemos a no ponernos de acuerdo”, remarcó Bullrich.

Asimismo, añadió: “Hay que dialogar y escuchar con el corazón y la mente abiertos, y encontrar puntos en común para sentar las bases del país que queremos ser. Quizás así podamos evitar el desastre”.

Esta noticia está siendo actualizada.-

Fuente: TN

Please follow and like us: