Enemistado con Schiaretti, Alberto busca un salvavidas para no pasar vergüenza en Córdoba

Atendiendo a encuestas que llegan a ubicar al Frente de Todos en el cuarto lugar, por debajo de Juntos por el Cambio, el peronismo mediterráneo que lidera el gobernador Juan Schiaretti, y el Frente de Izquierda o el partido local Encuentro Vecinal Por Córdoba, el jefe de gabinete Juan Manzur; el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro, y otros funcionarios nacionales convocaron a un centenar de dirigentes de la provincia para discutir los ejes de la campaña e improvisar una remontada.

El presidente Alberto Fernández, Juan Manzur, De Pedro, el senador cordobés Carlos Caserio y el secretario de Obras Públicas y primer candidato a diputado, Martín Gill, congregaron en la cúpula del Centro Cultural Kirchner a más de 150 intendentes, jefes comunales y concejales de la provincia, que oyeron de primera mano a los funcionarios de la Rosada contar las bondades de la gestión en momentos que Schiaretti tensa la relación con Buenos Aires.

Gill, que se cargó la campaña en la provincia con casi nula participación de funcionarios nacionales, ha insistido en que la Nación tiene invertidos $ 68.000 millones para la ejecución de 671 obras y proyectos en el vasto territorio cordobés. También, el congelamiento de precios y el control de góndolas estuvo sobre la mesa.
Alberto apareció con dirigentes cordobeses para arengarlos y reanimar la campaña.

Al término del encuentro, Caserio achacó el «discurso aislacionista» del gobernador Schiaretti, y reafirmó que hay «compromiso del Gobierno nacional», marcando presencia «en cada localidad con soluciones».

Resignado a quedar segundo en las generales de noviembre, el peronismo cordobés de Schiaretti busca quedarse con la banca al Senado de la minoría, retener dos diputados y, quizás, ganar un tercero. Si fuera así, y suponiendo que Juntos consiga las seis bancas restantes, el Gobierno quedaría sin representación parlamentaria.

Schiaretti viene confrontando con el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner. Recogiendo críticas por el aumento de las tarifas de luz y agua, y con niveles de pobreza altos, el gobernador acusa a los gobiernos nacionales por errar el camino. Dice que teme ver al Gobierno «desbarrancar».

Fuente: Cronista.com

Please follow and like us: