En la UTN, ya funciona el Laboratorio Bioambiental

Este jueves, en la sede de la Facultad Regional San Rafael de la Universidad Tecnológica Nacional, fue presentado oficialmente el Laboratorio Bioambiental.

Con la iniciativa se apuntará a la realización de actividades científico tecnológicas de investigación, desarrollo y aplicaciones, asociadas al estudio y solución de problemas relacionados a la contaminación ambiental originados por residuos peligrosos, gases atmosféricos de efecto invernadero y de polución ambiental.

El laboratorio desarrolla sus actividades en Urquiza 314 y también en el Centro Tecnológico de Desarrollo Regional “Los Reyunos”, en lo que se denomina “Planta de Escalamiento Industrial Los Reyunos”.

La creación del Laboratorio Ambiental se produjo luego de que el presidente de la CNEA, Osvaldo Alberto Calzetta Larrieu, y el decano de la Facultad Regional San Rafael de la Universidad Tecnológica Nacional, Horacio Pessano, firmaran el convenio correspondiente.

En el marco de ese acuerdo, también habrá capacitaciones y formación académica para alumnos de la Facultad y de los institutos de la CNEA, a través de la realización de tesis de grado, posgrado y pasantías, con el fin de fomentar la especialización de investigadores en la temática de la biorremediación.

Las acciones de la CNEA serán encauzadas a través del Centro Internacional de Estudios de la Tierra (ICES); la Gerencia de Desarrollo Tecnológico y Proyectos Especiales (GDTyPE); la Gerencia de Área de Investigación y Aplicaciones No Nucleares (GAIyANN) y la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la FRSR.

Roberto Vilches, Felipe Genovese, Martín Gómez y Adalgisa Scotti.

El vicedecano de la FRSR, Roberto Vilches, señaló que la creación del Laboratorio no surgió de forma espontánea, sino que los trabajos con ciencia y tecnología comenzaron en el año 2000; en esa línea, consideró que es un eslabón muy importante en la historia de la institución y destacó la importancia que tiene la unión de las instituciones públicas y privadas.

Por otra parte, Vilches explicó que durante 2019 fue desarrollado un proceso de formación de recursos humanos (docentes, graduados y alumnos de la Facultad), con el fin de conformar la “masa crítica” para motorizar la iniciativa; actualmente trabaja un grupo de alrededor de diez personas y se busca que los (futuros) profesionales se capaciten en el uso del Laboratorio a partir de su utilización.

Por su parte el director científico de ICES, Martín Gómez, recalcó que el Laboratorio constituye una de las cinco líneas de trabajo con que cuentan y destacó que la idea es transmitir a la comunidad lo relacionado con la ciencia y la tecnología, para que no quede solo en los laboratorios.

En otro sentido, Gómez consideró que se necesitarán entre cuatro y cinco años para el que el funcionamiento de transferencia del Laboratorio se concrete, ya que la ciencia tarda y depende de la financiación que se destine para ello.

A su tiempo la responsable del Laboratorio por parte del ICES, Adalgisa Scotti, explicó que en la actualidad -de forma dinámica y en base a las inquietudes surgidas en la población y la Facultad- trabajan en tres proyectos de investigación vinculados a la recuperación de 27 elementos críticos que serán necesarios a nivel mundial, dependiendo de su disponibilidad y de las dinámicas de las industrias; paralelamente, llevan adelante lo que se llama “Residuo cero”, enfocado en un crecimiento de economía circular.

Scotti explicó que la recuperación es desarrollada en la vieja mina de Paramillos (Uspallata), en la mina Los Cóndores (San Luis) y en una mina ubicada en La India.

Por último el secretario de ciencia y tecnología de la Facultad, Felipe Genovese, destacó la importancia que tiene el hecho de fortalecer el uso de recursos humanos entre las distintas instituciones participantes.

Please follow and like us:
Tweet 20