Empleo, producción y ventas: qué esperan los empresarios de la transición y del inicio del nuevo Gobierno

Una encuesta del Indec a ejecutivos mostró que casi la mitad de los industriales prevé caída en la demanda.

La actividad en las fábricas y en las obras públicas y privadas ya acumula entre 13 y 17 meses seguidos con números en rojo. La crisis financiera que se inició en abril de 2018 golpeó la industria y a la construcción de forma tal que no pudieron volver a recuperarse en todo ese lapso.

De acuerdo a los datos del Indec publicados este miércoles, la industria retrocedió 5,1% y la construcción 8,5%. En los dos informes sectoriales difundidos por el organismo estadístico se incluye un apartado con encuestas a ejecutivos de cada rubro para conocer cuáles son sus expectativas para los próximos tres meses, que en este caso incluirá la transición presidencial y el inicio del mandato de Alberto Fernández desde el 10 de diciembre.

En ese sentido, según se desprende de la información oficial, entre los empresarios industriales prevalece una visión poco optimista del futuro inmediato. El 48% de los encuestados considera que en el último trimestre del año la demanda hacia su producción disminuirá, mientras que solo el 8,6% espera que se recupere.

Respecto al uso de la capacidad instalada de sus fábricas, el 36% de los ejecutivos consideró que deberá reducir la productividad de sus maquinarias en los próximos meses debido al parate en la actividad.

El informe del Indec también consulta a los representantes de la industria sobre qué esperan sobre su dotación de personal. El 30,5% planea deshacerse de parte de su plantilla de trabajadores. Un mes atrás esa respuesta había correspondido al 23,8% de los empresarios fabriles, lo que marca que empeoraron sus expectativas.

En el caso de los ejecutivos de empresas constructoras, el Indec diferencia aquellos que se dedican principalmente a la obra privada y los que lo hacen en la obra pública. En el primer caso, el 58,7% de los participantes creen que la actividad disminuirá, mientras que para quienes están ligados con la construcción de proyectos públicos ese porcentaje ascendió al 78%.

Los empresarios constructores identificaron tres causas por las cuales creen que se dará esta situación. En primer lugar por la caída de la actividad económica, luego por la inestabilidad en los precios y por último en los atrasos en la cadena de pagos del sector, especialmente en el ámbito de la obra pública.

En todos los casos, al menos más de la mitad de los empresarios señalaron que deberán recortar la cantidad de personas que emplean. Entre las empresas ligadas a la obra pública eso se dará en siete de cada diez compañías, según declararon los ejecutivos.

Reforma tributaria y laboral, el pedido más repetido

Una encuesta realizada por la Universidad Austral reveló que el 43% de los empresarios considera que el país estará peor el próximo año y, por el contrario, sólo dos de cada diez estima que la situación estará mejor. Para el 37% de los directivos entrevistados, no habrá mayores cambios y se mantendrá igual, según un sondeo dado a conocer por la Escuela de Negocios de esa casa de estudios.

Ante la consulta de cuál es la modificación clave que debería impulsar el Gobierno de Alberto Fernández, el 59% hizo referencia a una reforma tributaria, mientras un 33% indicó que debería ser un cambio profundo del sistema laboral y un 8% el previsional.

«Sin embargo, el 87% de los encuestados afirmó que una reforma laboral es necesaria para bajar la informalidad y aumentar el empleo, frente a un 10% que evaluó que no es necesaria», subrayó el análisis. El 76% de los encuestados opinó que «la clase empresarial argentina no está a la altura del desafío competitivo y de liderazgo social que el país necesita».

Ante la consulta de las políticas públicas que representan un estímulo clave para el arranque del nuevo Gobierno, el 55% contestó que daría mayor importancia al consumo, frente a un 24% que señaló a la inversión y un 21% que indicó a la exportación. También se preguntó sobre el escenario de precios 2020-2021 y ante esta cuestión, el 57% cree que la inflación oscilará entre el 30% y el 50%.

Mientras que el 31% calculó que estará entre 50% y 70%, al tiempo que sólo un 7% prevé un escenario hiperinflacionario, puntualizó el estudio. En tanto, el 83% consideró que no hay que terminar con el Mercosur, frente a un 9% que manifestó lo contrario.

 

Fuente: TN