Empleados de Aerolíneas ya no podrán usar pasajes internacionales a discreción

Era hora. Aerolíneas Argentinas decidió suspender el beneficio (insólito) del que gozaban sus trabajadores, sin importar el gremio al que pertenecieran. Incluye los conocidos “pasajes sublos”, por los que se paga solo el 10% de la tarifa plana y pueden ser utilizados por cónyuge o concubino, hijos, y demás integrantes del grupo familiar y allegados. En el caso de los llamados, “No Name” (asi se los conoce en el mercado) los beneficiarios tienen que volar acompañados por el titular. La restricción no aplica servicios de cabotaje.

Aerolíneas Argentina suspendió el otorgamiento de pasajes a sus empleados, sin importan el gremio que integren, para viajar al exterior aunque podrán hacerlo para vuelos dentro del país. La medida, como la fusión con Austral, que hasta el momento nadie había logrado, tocará los casi 12.000 integrantes del grupo comercial.

La medida comenzó a gestarse casi al mismo tiempo que el turismo vacuna por el cual y aunque el gobierno los desaliente crecieron de las ventas de pasajes a los USA, o mejor a Miami donde muchos argentinos quieren ser inmunizados frente a tanta espera en suelo propio.

Según datos de la compañía, en el primer trimestre hubo un 52% de ocupación de los vuelos, en abril subió a 63% y para mayo no queda un solo asiento disponible. En lo que respecta a junio ya hay alrededor del 85% vendido. Todo bien pero no tanto.

Ese es el punto. La empresa que conduce, Pablo Ceriani, entendió cómo se vería que sus empleados, y grupo familiar, de la aerolínea que gasta fortunas en trae vacunas e insumos desde Rusia y China, se vacunen en Estados Unidos. Por lo menos resulta una inequidad.

Al parecer la iniciativa, en apariencias revolucionaria, nació fuera de la compañía, más precisamente, del gobierno nacional ya que no va en línea con las medidas que se tomaron para desalentar los viajes al exterior y, menos aún, con la épica que se vendió.

El presidente, Alberto Fernández, fue el principal artífice de que los viajes al exterior se redujesen lo máximo posible. Es por lo que existen tantas restricciones actualmente. Para la línea administrada por el Estado los vuelos a destinos poco comunes se transformaron en actos políticos, casi gestos heroicos, en especial por parte de alguno de sus protagonistas, como Pablo Biró, titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA).

El comandante se mostró en la partida del primer vuelo a Moscú, cuasi una epopeya que será recordada por el enfático relato del periodista Víctor Hugo Morales y que fuera transmitido por una señal de cables muy afecta a los sectores K. Así un simple despegue se convirtió en un relato deportivo-político y hasta obtener la calificación de “vuelo de la esperanza”. 

Para el aterrizaje, también para los medios, Biró tomó las riendas del A330 de Aerolíneas Argentinas. Allí lo esperaban periodistas convocados por la compañía, miembros del Gobierno Nacional y una comitiva de “La Cámpora”.

Lo cierto es que alguien descubrió, desde los despachos oficiales, que no era nada bueno que los empleados de la línea se vacunaran en Miami, bajo el paraguas de los viejos beneficios que la compañía daba  a sus dependientes, cuando desde los lugares de trabajo se ocuparan de  señalar a quienes viajaran para hacerlo. Fuera político o simple anónimo ciudadano.

En el medio de tanto despliegue de ventajas héroes y víctimas del color que fueren, se mezclaron los afectos deportivos que buscarían alentar a quienes, horas después, deslumbrarían con su gambetas en Madrid argumentando que los Libertadores necesitaban ser más un trofeo para el ganador.

Si la medida se puede sostener en el tiempo, será un triunfo para la actual conducción de la compañía estatal ya que varios años antes otros ejecutivos no pudieron lograrlo. Es de imaginar que el próximo capitulo lleve a los gremios como principales actores. Aunque la duda será si tienen poder para hacer lo mismo de antes cuando los gobiernos vestían otras camisetas. En definitiva una parte de los pasajes salen de los bolsillos de aquellos argentinos que pagan sus tributos cada vez que pueden.

Fuente: Urgente 24

Please follow and like us: