Emesa firmó el primer contrato de venta de energía distribuida

La energía excedente generada por los paneles solares instalados en el edificio de la empresa será inyectada a la red de distribución de energía eléctrica.

En los techos del edificio que alberga a la empresa Mendocina de Energía (Emesa) se instalaron paneles fotovoltaicos, con una potencia instalada de 3 kilovatios, para proveer de energía eléctrica a todo el inmueble. Con la rúbrica generada entre Emesa y Edemsa del contrato de venta de energía distribuida, todos los excedentes que no son consumidos serán inyectados a la red de distribución de energía eléctrica.

De esta manera, la Empresa Mendocina de Energía, además de autogenerar energía para su propio consumo, que rondará los 600 kilovatios/hora mensuales, comenzará a volcar a la red y comercializar a través de ese contrato todos los kilovatios excedentes.

El subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, destacó: “Estamos abriendo camino en este nuevo mercado de energías distribuidas y, dentro de ese marco, Emesa es la primera institución en firmar un contrato de este tipo con Edemsa. Esperamos que este modelo se replique en otras instituciones”.

En noviembre de 2017, el Gobierno nacional promulgó la Ley de Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública, a través del Decreto 1075/2017. De acuerdo con lo que estipula la norma, se establece “fijar las políticas y establecer las condiciones jurídicas y contractuales para la generación de energía eléctrica de origen renovable por parte de usuarios de la red de distribución, para su autoconsumo, con eventual inyección de excedentes a la red, y establecer la obligación de los prestadores del servicio público de distribución de facilitar dicha inyección, asegurando el libre acceso a la red de distribución, sin perjuicio de las facultades propias de las provincias”.