El Servicio de Guardia del Schestakow atiende por urgencia y no por orden de llegada

Como todos los años, en esta época se genera una mayor demanda de atención en los centros asistenciales, debido a las enfermedades respiratorias que el otoño/invierno traen aparejadas.

El hospital Teodoro J. Schestakow no es la excepción y este martes -por caso- en el Servicio de Guardia fueron atendidos 201 casos pediátricos y 120 clínicos, de los cuales el %40 provenía de distritos.

A ese pico de pacientes se sumó que, en horas de la tarde, uno de los médicos de la Guardia Central se enfermó y hasta las 21 solo atendió un solo profesional; desde esa hora en adelante, se desempeñaron dos.

Para hacer más efectivo el servicio de salud, desde el 1 de junio se implementa el Sistema Hospitalario RAC (Recepción, Acogida y Categorización de los pacientes), sobre el cual brindó detalles la jefa de Guardia Central del nosocomio, doctora María Virginia Bravo.

En conferencia de prensa, explicó que una vez que el paciente es anotado en admisión, enfermeros le realizan diversos controles y lo categorizan, de acuerdo a la gravedad del diagnóstico, con los siguientes colores que simbolizan diversos tiempos de espera: rojo (riesgo vital, atención inmediata; 0 minutos de espera), amarillo (muy urgente, más de diez minutos de espera), verde (urgente, más de 60 minutos de espera) y azul (normal, más de 120 minutos de espera). La medida abarca tanto a la atención pediátrica como a la clínica.

“Tratamos de dar prioridad; antes el paciente se atendía por orden de llegada y ahora por la urgencia”, cerró Bravo.

De pie: la jefa de Enfermería del Servicio de Guardia Central, Lía Gil, María Virginia Bravo y el médico clínico Daniel Castaño. Sentados: María Florencia Victoria y Luis Vergani.

Por su parte el director del hospital, Luis Vergani, le recordó a la población que en el Servicio de Guardia Central solo se atienden emergencias y, aquellos casos que no son urgentes, deben ser abordados en Centros de Salud.

Además, detalló que diariamente el Schestakow debe conseguir seis médicos de Guardia: dos para el Servicio de Neonatología, dos para la Guardia Central, uno para Internación Pediátrica y el restante para la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica, lo que complica el reemplazo en casos especiales como el de ayer.

También se expresó la pediatra María Florencia Victoria (tomó la guardia a las 21 de este martes), la cual señaló que en esta época las mayorías de las patologías registradas afectan a las vías respiratorias.

Victoria añadió que, una vez revisado, el paciente es derivado a Centros, donde lo controlan.

La pediatra agregó que en esta época del año, muchos de los niños que ingresan a la Guardia Central salen con patologías mayores por contagio. En esa línea, coincidió con Vergani en que la sociedad debe ir -en caso de que no sea una urgencia- al Centro de Salud más cercano.