El senado aprobó la modificación a la ley; las municipalidades tendrán su policía vial

Aún falta la aprobación de Diputados. La iniciativa busca crear las condiciones para tener una provincia más ordenada, con mayor fluidez y distribución de responsabilidades. Los municipios adquieren mayor autoridad y autonomía. Libera a la Policía para que pueda dedicarse a la prevención del delito.

La Honorable Cámara de Senadores debatió y dio media sanción al proyecto  que propone la modificación parcial de la Ley 6082 de Seguridad Vial.

Los cambios introducidos anticipan el plan de movilidad urbana que regirá durante la próxima década y crea el marco legal para una provincia más ordenada y con mayor fluidez. Hace hincapié en una estructura más eficiente a través de la asignación de competencias entre la Dirección de Seguridad Vial, la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial, la Dirección de Transporte, la Dirección Provincial de Vialidad y los municipios.

El control vial ahora será responsabilidad de las municipalidades, y se implementará de forma progresiva en los distintos departamentos, por ejemplo en San Rafael, comenzaría a regir un año después de su aprobación.

El senador  Marcelo Rubio (UCR – Frente Cambia Mendoza), informante del bloque oficialista, expresó que “esta ley, adaptada a la normativa nacional y a la Constitución provincial, otorga mayor autonomía a los municipios para regular la seguridad vial dentro de sus territorios. Les permite contar con sus propios organismos de control, juzgamiento y recaudación, a través de los Juzgados Administrativos Municipales de Tránsito. Esto redundará en beneficio del vecino y usuario de la vía pública, logrando una respuesta rápida, efectiva y personalizada”.

La ley busca promover la movilidad segura y la fomentar el desplazamiento peatonal, el uso de la bicicleta como medio habitual de transporte y procurar la planificación y construcción de una red de ciclovías o sendas especiales para peatones.

En concordancia con la jurisprudencia provincial y nacional, se estatuye como regla la libertad de circulación en toda provincia. En relación de los vehículos se establece que queda prohibida la retención o demora del conductor, de su vehículo, de la documentación de ambos o de la licencia habilitante, por cualquier motivo, excepto en los casos expresamente contemplados por esta ley o lo ordenado por juez competente.

La educación vial dejará de ser solo una instancia obligatoria para quien desee obtener el carnet y pasará a ser una materia obligatoria en la educación formal. La Dirección General de Escuelas incluirá en el programa de estudios a la Educación Vial como una asignatura a dictar en todos los niveles y modalidades del sistema educativo provincial.