,

El nuevo Messi y sus bombas contra el poder

Leo ya no se calla cuando está enojado. Criticó a la Conmebol y tuvo varios episodios con dirigentes del Barcelona, como con Bartomeu, Abidal, tema sueldos, Neymar, el burofax y ahora Suárez.

El mundo ya conocía al Lionel Messi que hace magia con la pelota al pie, con gambetas hermosas, goles de todos los colores, récord tras récord… Lo de Leo en la cancha ya es leyenda, más allá de que todavía le quedan, por suerte, algunos años más. La nueva faceta que sumó el rosarino tiene que ver con mostrarse más combativo desde sus declaraciones, sean con micrófono o posteos. Este viernes sumó una crítica más sin nombrar, pero con destinatario claro: Bartomeu«A esta altura ya no me sorprende nada», escribió en medio de la despedida de su amigo Luis Suárez. Y se suma a una lista de enojos del 10 contra el poder.

Si bien Messi tuvo algunos episodios de indignación a lo largo de su carrera, en el último año y pico se mostró sin pelos en la lengua. Dejó de gambetear la prensa y, al contrario, la usó para darle más fuerza a sus críticas. Fue directo contra la Conmebol en la Copa América 2019, donde «se cansaron de cobrar boludeces». Después sus batallas fueron en el Barcelona: contra Abidal, contra Bartomeu, contra lo poco que se hizo para repatriar a Neymar, contra el tema de bajarse los sueldos y hasta enviando un burofax.

MESSI VS. CONMEBOL: «SE CANSARON DE COBRAR BOLUDECES»

En julio del año pasado, la Selección estaba jugando la Copa América en Brasil y perdía en un partido polémico ante el local (2-0), en donde no cobraron ni revisaron dos penales a favor de Argentina. Y Leo, el capitán, no se calló nada: «Se cansaron de cobrar boludeces en esta Copa América y hoy no fueron nunca al VAR… Hubo jugadas claras que nunca vio. Pero sí las manos boludas y los penales pelotudos», tiró un Messi muy enojado, no solo con el árbitro Roddy Zambrano, sino también contra el famoso VAR y la organización.

Días más tarde, Argentina quedó tercera al ganarle a Chile, pero ahí Messi se fue expulsado por un cruce con Medel. Y el argentino no aflojó con su enojo: no fue a recibir la medalla. Pasó un tiempo y Leo purgó la sanción, por lo que podrá jugar el 8 de octubre a las 21.10 en la Bombonera contra Ecuador, y el 13 de octubre a las 17.00 ante Bolivia.

MESSI DUDÓ DE LA DIRIGENCIA DEL BARCELONA POR TEMA NEYMAR

“Me hubiese encantado que viniese Neymar. Sinceramente, no sé si el Barca hizo todo lo posible para su regreso. Nunca pedimos el fichaje de Neymar, simplemente dimos nuestra opinión ¿Que si mando yo? Ha quedado demostrado que no es así”. Así declaró Leo en septiembre del año pasado, defraudado por no contar con el brasileño.

UNA BATALLA CON ABIDAL

Ya en este 2020 tan insólito, el mundillo Barsa tuvo un cruce que terminó con uno afuera del club. Eric Abidal, por ese entonces secretario técnico del club, decidió que Valverde no debía continuar como DT y lo explicó: «Muchos jugadores no estaban satisfechos ni trabajaban mucho. También había un tema de comunicación interna. La relación entrenador-vestuario siempre ha sido buena, pero hay cosas que como exjugador puedo oler. Comuniqué al club lo que pensaba y había que tomar una decisión». Eso llegó a oídos de Messi y se armó…

Abidal podría ser despedido tras el posteo de Messi.

Abidal podría ser despedido tras el posteo de Messi.

Leo elogió una historia de Instagram para responder. «Sinceramente no me gusta hacer estas cosas, pero creo que cada uno tiene que ser responsable de sus tareas y hacerse cargo de sus decisiones. Los jugadores de lo que pasa en la cancha y, además, somos los primeros en reconocer cuando no estuvimos bien. Los responsables del área de la dirección deportiva también deben asumir sus responsabilidades y, sobre todo, hacerse cargo de las decisiones que toman. Por último, creo que cuando se habla de jugadores, habría que dar nombres porque si no se nos está ensuciando a todos y alimentando cosas que se dicen y no son ciertas», escribió. Días más tarde, Abidal no continuó en el club. Y el 10 fue por más, explicando que posteó eso porque «sabía que no podía dejar pasar que el director deportivo me atacara de esa manera».

BAJA DE SUELDO Y SUBA DE ENOJO

Con la llegada de la pandemia del coronavirus, muchos clubes vieron complicaciones importantes desde lo económico. Por eso, los capitanes del Barcelona, con Messi a la cabeza, decidieron hacer una rebaja del sueldo del plantel para así ayudar a la institución. Sin embargo, ese gesto evidenció una grieta interna entre jugadores y dirigentes. Y otro posteo del 10.

Hinchas pidiendo por Messi.

Hinchas pidiendo por Messi.

«Queremos aclarar que nuestra voluntad siempre ha sido aplicar una bajada del sueldo que percibimos, porque entendemos perfectamente que se trata de una situación excepcional y somos los primeros que siempre hemos ayudado al club cuando se nos ha pedido. Incluso muchas veces lo hemos hecho también por iniciativa propia, en otros momentos que lo creímos necesario o importante. Por ello no deja de sorprendernos que, desde dentro del club, hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos. De hecho, si el acuerdo se ha demorado unos días es simplemente porque estábamos buscando una fórmula para ayudar al club y también a sus trabajadores en estos momentos tan difíciles”, se descargó Messi, tirando un palo y avisando que se bajarían el 70% de su sueldo.

SABÍA QUE NO ESTABAN PARA LA CHAMPIONS Y CRUCE CON SETIÉN

En febrero, Messi ya sabía que el Barcelona no tenía nivel para pelear por Europa y avisaba: «Si queremos optar a la Champions tenemos que seguir creciendo y mucho, porque creo que hoy por hoy no nos alcanza como estamos para poder pelear por la Champions». Ahí mismo, Setién salió al cruce: «Después de todo lo que he visto a lo largo de los años, podemos perfectamente ganar la Champions. No estoy de acuerdo en ese sentido con Leo«.

«Quizás Setién ​lo entendió mal o se lo explicaron mal, no podemos ganar la Champions jugando como antes del parón», siguió Leo, ya en mayo, cuando se vislumbraba una regreso a la acción. Ahí hubo una cumbre entre el 10 y el DT en la que limaron asperezas, llegó una tregua. También quedó atrás el cruce con el ayudante de Setién en pleno partido. Y el entrenador cambió de parecer: «Estoy de acuerdo con Messi en algunas cosas. Tenemos que hacer autocrítica y mejorar, porque si no lo hacemos nos va a costar no solo la Champions sino cualquier cosa que podamos pretender». Finalmente, el Bayern Munich le metió ocho goles para echarlo de una Champions que nunca olvidarán.

EL BUROFAX MÁS CONOCIDO DEL MUNDO 

«La verdad es que llevamos desde enero hasta ahora con problema tras problema. Lo que necesitamos es tranquilidad y pensar en fútbol», dijo Messi ya bien entrado el 2020. Luego de eso, todo mal. Perdieron la Liga y la Champions, no hubo proyecto ganador, cambiaron de entrenador, el golpazo en Lisboa, el no a Neymar y varias cosas más. Todo eso llevaron a que Leo decida irse del club y envíe el famoso burofax, en el que avisaba que iba a dejar el club.

Que sí, que no, que el City o el PSG. Finalmente, Bartomeu ganó la batalla judicial y Messi se quedó. Pero se quedó tirando munición gruesa. «Hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas. Como dije antes siempre pensé el bienestar de mi familia y del club. Cuando le dije a mi familia que me podía ir fue un drama. Todos se pusieron a llorar», contó Messi.

HABLÓ Y DISPARÓ CONTRA BARTOMEU

«Voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barsa nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida, tengo hecha aquí mi vida, el Barsa me dio todo y yo le di todo, jamás se me pasó por la cabeza llevar al Barsa a juicio. El burofax era hacer oficial que me quería ir, porque el presidente no me daba bola», explicó Messi, sin pelos en la lengua y con receptor claro: Josep María Bartomeu, presidente del Barsa.

«Me quería ir y estaba en todo mi derecho, porque lo decía el contrato que podía quedar libre. Y no es ‘me voy y ya está’. Era me voy y me costaba muchísimo. Me quería ir porque pensaba en vivir feliz mis últimos años de fútbol. Este último no encontré la felicidad dentro del club», detalló Leo con la entrevista con Goal.

LE SACARON A SU SOCIO Y AMIGO, Y NO SE GUARDÓ NADA…

Luego del 8-2 del Bayern Munich, Bartomeu adelantó una depuración del plantel. Para empezar, trajo como DT a Koeman, y junto con él empezaron a diagramar el nuevo Barcelona. Ahí no entraba Luis Suárez, al que el DT holandés llamó para comunicarle la decisión en un ida y vuelta muy corto. Y final de la historia. El uruguayo se despidió del club entre lágrimas y se fue al Atlético de Madrid. Nada paso desapercibido para Messi.

«Te merecías que te despidan como lo que sos: uno de los jugadores más importantes de la historia del club, consiguiendo cosas importantes tanto en lo grupal como individualmente. Y no que te echen como lo hicieron. Pero la verdad que a esta altura ya no me sorprende nada», escribió Leo. No le sorprende nada. Y ya no se guarda nada.

Fuente: Olé

Please follow and like us:
Tweet 20