El juez rechazó el pedido de detención de Pablo Moyano

Luis Carzoglio no hizo lugar a la solicitud del fiscal Sebastián Scalera, que apelará la medida. Lo investigan por asociación ilícita.

El vicepresidente de Independiente y líder Camionero Pablo Moyano no irá preso como solicitó el fiscal Sebastián Scalera. El juez Luis Silvio Carzoglio, titular del Juzgado de Garantía Nº 9 del Polo Judicial de Avellaneda, decidió no detenerlo en el marco de la causa que investiga a dirigentes del Club Independiente por presunta asociación ilícita.

El fiscal ya anticipó que apelará la medida del juez.

El juez Luis Carzoglio no hizo lugar al pedido de detención de Pablo Moyano.

El juez Luis Carzoglio no hizo lugar al pedido de detención de Pablo Moyano.

El hijo de Hugo Moyano estuvo los últimos días fuera del país, participando del 44° Congreso Mundial de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) en Singapur. Llegará al país el próximo jueves donde será recibido por sindicalistas. Pablo, desde Singapur, se defendió del pedido de detención planteando que todo responde a una persecución política por parte del Gobierno.

“No hacer lugar al pedido de detención de Pablo Moyano alias “Salvaje” en el orden del delito de asociación ilícita”, señaló Carzoglio en el escrito al que accedió Clarín.

Antes de que saliera el escrito, se supo que el juez había recibido una serie de amenazas en el teléfono de su casa.

El magistrado planteó que hay medidas de prueba como peritajes informáticos, en curso y que aún resta notificar a las partes de algunas decisiones.

El pedido de detención para el hijo de Hugo Moyano, fue planteado por el fiscal Sebastián Scalera quien acusó en base a una serie de nuevas pruebas a Pablo Moyano de ser uno de los jefes de la asociación ilícita que defraudó a Independiente en varios millones de pesos. Una de esas evidencias hace referencia a una cuenta de Independiente en Liechtenstein por donde pasaron US$ 30 millones.

En la causa -estuvo hasta comienzos de este año en manos del juez Gabriel Vitale- se investiga una asociación ilícita, encabezada por Pablo Moyano y el barrabrava de Independiente Pablo “Bebote” Álvarez, que habría defraudado en millones de pesos al club de Avellaneda. Los vinculan con la reventa de entradas y la recaudación de los trapitos, entre otros delitos.

“Bebote” Álvarez -que está preso- declaró ante el juez Vitale cómo lograban conseguir las entradas de protocolo para los partidos y complicó a Pablo Moyano. Además, habló de operaciones de lavado en la compra venta de jugadores. La Justicia sostiene que el hijo del dirigente de Camioneros “no desconocía las operaciones y era quien impartía las órdenes”, explicaron a Clarín.

Según la triangulación que busca desentrañar la Justicia, se determinó que luego, las principales cabecillas de la barra iban a una oficina de la sede social de Independiente, donde imprimían las entradas “truchas”. Más tarde, las repartían entre los que no eran socios y también con integrantes del club del interior.

Uno de las irregularidades que detectó la Justicia ocurrió en la final de la Copa Sudamericana en diciembre pasado. Encontraron 12.000 entradas vendidas de más. La investigación también refiere a maniobras de presunto lavado de activos. En el dictamen, el fiscal Scalera citó un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) que reveló una cuenta de Independiente en el banco Bendura en Liechtenstein por donde pasaron US$ 30 millones.

Hugo Moyano asumió la presidencia de Independiente en julio del 2014 y la cuenta había sido abierta por su antecesor, Javier Cantero, aunque según la UIF no fue aún declarada legalmente ante la AFIP lo que incrimina a los Moyano.

Para el fiscal había manejos de fondos por afuera de la contabilidad del Club Independiente de los que habría participado Pablo Moyano.

Parte del dinero por la compra y venta de jugadores venía de esa cuenta y pasaba por el fideicomiso Arístides y una mesa de dinero que manejaba “Pablo Fernández, un empresario gastronómico”, según la UIF. Scalera no investiga a Pablo por lavado de dinero porque es un delito que le corresponde a la justicia federal.

Desde la defensa de Moyano dicen que el vice de Independiente “esta dispuesto a bancársela” si va preso. “No hay ninguna traba. No tiene fueros”, destacan. De hecho, destacan que no presentaron un pedido de eximición de prisión que por la ley provincial hubiera suspendido la medida hasta que lo defina un tribunal superior. En Singapur, Pablo se fotografió con el hijo de Jimmy Hoffa, el controvertido jefe sindical camionero de los EE.UU.

Fuente: Clarín