El Gobierno redobla la apuesta y propone eliminar por ley los impuestos de las tarifas

El Presidente dio luz verde para avanzar con un proyecto que quita de las boletas las cargas impositivas provinciales y municipales; solo exceptúa el IVA e Ingresos Brutos; fue en respuesta a la sesión que promueve la oposición

 El presidente Mauricio Macri transformó su reclamo a los gobernadores en acción. Decidido a dar la pelea por los aumentos de las tarifas de servicios públicos en todos los terrenos, el Gobierno envió un proyecto de ley al Congreso para eliminar los impuestos municipales y provinciales, que encarecen las boletas de gas, luz y agua.

El proyecto, que impulsó la vicepresidenta Gabriela Michetti, busca neutralizar el nuevo intento que protagonizará hoy la oposición en el Congreso. El peronismo, junto al kirchnerismo y la izquierda, ratificó la convocatoria a una sesión especial en la Cámara de Diputados para discutir distintos proyectos destinados a retrotraer el valor de las tarifas.
El Gobierno evaluó esa decisión de la oposición como un desafío, tras el reclamo que realizó anteayer el Presidente para que las provincias y los municipios eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos. Si bien el pedido de Macri fue “bien recibido por todos los gobernadores”, la participación en la sesión de hoy de los legisladores que representan a los mandatarios provinciales encendió la alarma en la Casa Rosada.

Lo que más molestó en la Casa Rosada fue que los encargados de presentar la sesión especial fueran los integrantes del interbloque Argentina Federal, que responden a los gobernadores del PJ, y el Frente Renovador-UNA. Los denominados “peronistas racionales”, según los califica el Gobierno.

Así, con el proyecto de ley, el Gobierno golpea a los gobernadores opositores, y especialmente a los intendentes, donde más duele: la recaudación. De prosperar la iniciativa, unos y otros deberán encontrar nuevas formas para cobrar los impuestos que incluyen en las boletas de los servicios públicos.

El proyecto, denominado “Ley de transparencia en la facturación de servicios públicos esenciales”, es para todo el país. Y en su artículo tres advierte que “están obligados al cumplimiento de la presente ley los entes distribuidores o quienes fueren los sujetos responsables de la facturación por el cobro de la prestación de servicios públicos, sean estos entes públicos o privados, independientemente de la figura jurídica que posean y el alcance territorial de la prestación del servicio”.

Asimismo, establece que las empresas, tanto públicas como privadas, deberán adecuar sus facturas en un plazo máximo de 30 días desde la promulgación de la ley.

Sin tiempo que perder

La novedad se conoció 24 horas después del pedido de Macri a los gobernadores para que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos.

Los únicos que respondieron al llamado del Presidente fueron la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que decidió dar de baja las cargas impositivas que Buenos Aires tiene sobre el gas (6,3%), la luz (15,7%) y el agua (6,2%), y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que anunció ayer que se eliminará el cobro de Ingresos Brutos en las boletas de agua y de gas. Otros distritos como Mendoza y Salta ya se habían adelantado.

En paralelo, además, las provincias le adelantaron anteayer a la Nación que se harán cargo de la mitad del costo fiscal de $460 millones por retrotraer la tarifa social del bimestre mayo-junio a las condiciones de 2017 (más favorables que las actuales).

Ese fue el resultado del encuentro que mantuvieron los ministros Juan José Aranguren y Rogelio Frigerio con los representantes de los gobernadores en el Consejo Federal de Energía.

Ahora, según describió un hombre con acceso al despacho presidencial, la pelota está del lado de los mandatarios provinciales.

El Gobierno, al igual que la última semana, espera un gesto claro: que la sesión no consiga el quórum necesario para abrir el debate.

Fuente: La Nación