El Gobierno analizó la utilidad de las PASO luego del cierre de listas

También el gobernador Alfredo Cornejo emitió un tuit proponiendo suspenderlas. Se necesita una aprobación del Congreso. Evalúan la competencia de la CNE al respecto.

En la primera reunión de Gabinete después del cierre de las listas no podía estar ausente un repaso del proceso que concluyó con algunos traumas y también heridos en las distintas coaliciones. Sin embargo, uno de los principales temas que se analizó, gracias a un informe presentado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, fue el costo que implicará para el Estado la realización de las PASO.

El Estado deberá gastar 4.300 millones de pesos para las categorías que no tienen competencia, lo que supone el 40% del presupuesto que está pautado para las elecciones de este año, que llega a 10.600 millones.

En efecto, en las candidaturas a presidente y a diputados y senadores nacionales prácticamente no habrá internas, salvo en algunos casos puntuales como el de Consenso Federal en Capital Federal, donde competirán Marco Lavagna con Carlos Campolongo. Más allá de la regla general, solo un 5% de las candidaturas que se ponen en juego se dirimirán con PASO.

«Hay 13 internas en las provincias para diputados y solo tres para senadores nacionales dentro de Juntos por el Cambio, y en las demás coaliciones nacionales y provinciales hay menos todavía», detalló Frigerio durante el encuentro. En el Gobierno hay preocupación por la erogación financiera que implican las internas -hablan de «la encuesta más cara del mundo»-, y también por la logística de implementarlas en medio de las urgencias de la gestión.

En consonancia con el informe que brindó Frigerio en Gabinete, el gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, se pronunció a favor de suspender las internas. «Creo necesario revisar la utilidad de las PASO en estas elecciones. Es sensato suspenderlas en los cargos y provincias que no tienen competencia interna. El Congreso debería trabajar en eso, para cuidar el dinero público que debe ser prioridad de una buena administración del Estado», afirmó en las redes sociales.

Esta posibilidad asoma como una buena noticia para Mauricio Macri y Juntos por el Cambio, que van derecho a una derrota electoral en las primarias que tienen que realizarse el 11 de agosto. Sin embargo, parece imposible lograr el respaldo de la oposición de Todos Juntos o de Consenso Federal, las dos coaliciones con mayor representación parlamentaria.

En Casa Rosada advierten que para eliminar las PASO se necesita una ley del Congreso, ya que se trata de legislación electoral o, cuanto menos, de una decisión que tome la Cámara Nacional Electoral. Si bien nadie quiere reconocer que se está evaluando esa posibilidad, es probable que el Gobierno haga consultas entre los otros socios de la coalición, ya que es evidente que Cornejo actuó en forma coordinada con el informe que brindó Frigerio.

A pesar del gasto que significan y de la poca competencia que existirá, las PASO tienen sus defensores, sobre todo de parte de aquellos que sostienen que sirve para «ordenar la oferta electoral», ya que los partidos que midan menos del piso de 1.5% quedan automáticamente eliminados de la elección. En el Gobierno, sin embargo, consideran que esa no es razón suficiente para el presupuesto que suponen.

Fuente: Infobae