El director de Defensa Civil habló del accidente en la Cuesta

El último domingo, la sociedad sanrafaelina y del país terminó la jornada consternada al enterarse que cerca de las 16 un colectivo de Grand Bourg (Buenos Aires) había volcado en el kilómetro 686 de la Ruta Nacional 144 y había varios fallecidos.

Sin datos oficiales la cifra de muertos fue variando con el correr de las horas, finalmente fue de quince personas (entre ellos varios niños); además, muchas sufrieron heridas.

pizarro

Jorge Pizarro, director de Defensa Civil de la Municipalidad, se refirió a ese accidente sufrido por la delegación de bailarines y a la hora de evaluar el trabajo realizado por Defensa Civil y otros sectores que estuvieron implicados, como Bomberos, Policía Vial y el hospital Schestakow, dijo: “La evaluación que hemos hecho ha sido muy positiva; el solo hecho de trasladar a más de treinta personas desde la Cuesta hasta el hospital sin perder una vida es muy positivo, tanto para los trabajadores del nosocomio como para los del equipo de rescate”.

Y es que, en línea con lo dicho por Pizarro, hay que recordar que la Cuesta de los Terneros está a unos 30 kilómetros de la ciudad. Por ello, que en poco más de una hora, los heridos hayan ingresado a la guardia del Schestakow, es para ser destacado.

En otro sentido Pizarro dijo que el operativo fue óptimo “en un 80%” y que para alcanzar el 20% restante “hay que mejorar dos o tres puntos; entre ellos, agilizar las comunicaciones”.

Respecto a ello, las redes sociales jugaron un importante papel (positiva y negativamente hablando) ya que, por un lado impulsaron a varias personas a ser solidarias cuando se informaron sobre lo ocurrido, y por otro desperdigaron información proveniente de fuentes no oficiales durante varias horas (la fiscal estuvo hasta la madrugada en el lugar del accidente).

En el final del diálogo, Pizarro expresó: “debemos concientizarnos en que nos puede pasar; y un accidente como el ocurrido el domingo sirve para que se anoten los errores cometidos, que no son muchos, pero recién ahora los estamos visualizando”.

San Rafael solidario

Apenas habían pasado pocas horas del siniestro y los vecinos del departamento se pusieron a disposición del caso. Aunque el pedido era extraoficial, varias personas se acercaron al servicio de Hemoterapia del hospital público para donar sangre.

Otros, pusieron a disposición equipos lumínicos o grupos electrógenos ya que la noche le ganó al día y las tareas de rescate en el lugar de los hechos se dificultaron.

También, hubo gente que les acercó abrigo o infusiones calientes a quienes trabajaban en la Cuesta de los Terneros (por intermedio de la policía) ya que bajó mucho la temperatura y la llovizna (inoportuna por cierto) estorbó.

Trabajo arduo

La labor se extendió hasta altas horas de la madrugada ya que hubo que esperar a que una grúa diera vuelta el colectivo para ver si había cuerpos debajo.

Ya en lunes, las actividades en el kilómetro 686 continuaron hasta la tarde/noche.

En el hospital público (y también algunos privados) profesionales que estaba de turno y otros que no, trabajaron ordenadamente para que todo se desenvolviera con la mayor celeridad posible.

De todos lados

El primero y segundo día de la semana, varios medios nacionales se apostaron en el ingreso del hospital, por calle Emilio Civit, y dieron a conocer al país y al mundo lo que iba aconteciendo.

Todo comenzó a finalizar el miércoles, cuando dos aviones se llevaron a la mayoría de los internados a centros asistenciales de Buenos Aires, y también a los familiares que estaban en San Rafael.

Ya el martes, los fallecidos habían sido trasladados a Buenos Aires, también en avión, para el correspondiente sepelio.