,

El día que Maradona jugó en el barro, en la ciudad de Puzone

Estos días el nombre de Pietro Puzone volvió a hacer ruido en Italia y también en Argentina. Se trata de un ex delantero del Napoli, que fue campeón con Diego Maradona en la temporada 1986/87, y que actualmente atraviesa una situación delicada: estaba viviendo en la calle luego de sufrir adicciones que lo llevaron por un camino que hoy lamenta. Pietro ya está en una clínica, esperando recuperarse, haciendo algo de autocrítica, pero enfocado en que se puede salir adelante.

Puzone es de Acerra, una ciudad que no llega los 60 mil habitantes, ubicada a poco más de 20 kilómetros al noreste de Nápoles. Luego de una carrera de una década en clubes italianos, Pietro regresó a su tierra y allí el peso de las adicciones, que tenía desde antes de retirarse, le pasó factura. Hace unos días lo encontraron viviendo en la calle, como indigente. En estos días se internó en una clínica y dijo: «Terminé así por mi culpa. Quiero recuperarme».

Acerra, esa localidad que en el pasado fue conquistada por romanos y más tarde formó parte del Reino de Nápoles, puede darse el gusto de ser una de las ciudades que vio jugar a Maradona. Allá por 1984, en los primeros días de Diego en Napoli, el mismo Puzone organizó un partido a beneficio de un niño que debía operarse por una enfermedad en el paladar. Necesitaban recaudar dinero para que ese chico pueda tener su cirugía.

Maradona jugando en el barro.

Maradona jugando en el barro.

Pietro ya era parte del Napoli y tenía una buena relación con Maradona. Diego no dudó: más allá de la negativa de Corrado Ferlaino, presidente del club y que no quería arriesgar a la joya argentina que acaba de llegar desde Barcelona, el 10 fue y jugó en Stadio Comunale di AcerraEn el medio del barro, sí. Dicho estadio tenía capacidad para 5 mil personas, pero había más de 12 mil, muchos con sus autos atrás de los arcos. Revolución total.

El equipo de Diego vistió la camiseta del Napoli, aunque el club no habilitó ese amistoso. No quería arriesgar materia prima en una campo de juego más que complicado. Maradona igual fue: había que ayudar, y él lo iba a hacer. Se necesitaban 20 millones de liras en ese tiempo y el 10 aportó 15 millones. El resto se completó con la recaudación.

Maradona jugando en el barro.

Maradona jugando en el barro.

Diego se lo tomó en serio el partido, tal es así que clavó dos goles del 4-0 sobre Acerrana, el rival, el dueño de casa, y uno de los tantos fue a pura gambeta: pasó a rivales y al barro. Lalo Maradona y Puzone formaron parte de su equipo. Acerra tenía mucho de lo que vivió Diego en Villa Fiorito. Por eso, y por Pietro, no dudó en dar una mano. La zurda.

Fuente: Olé

Please follow and like us:
Tweet 20