El desempleo baja, pero el trabajo en negro es el más alto desde 2008

Antes de la tormenta -la renuncia de Martín Guzmán y el desborde cambiario de julio-, el desempleo había marcado 6,9%, según los datos del segundo trimestre de este año difundidos hoy por el Indec. Se trata de una baja significativa en la comparación anual, pero distorsionada por la segunda ola de Covid 19 durante ese período de 2021. La recuperación del empleo privilegió la informalidad, que saltó de 31,5% a 37,8% en doce meses.
El año pasado, todavía con los efectos de la segunda ola del coronavirus, la desocupación oficial había sido de 9,6%. Por una cuestión de estacionalidad, los expertos suelen recomendar la comparación interanual, para tener una foto más fidedigna. Sin embargo, el alto piso que estableció la pandemia generó, en este caso, produjo una fuerte distorsión. En el primer trimestre de este año, la tasa de desempleo estaba en un 7%, con lo que la mejora hasta junio fue de 0,1%.

En el año, la tasa de actividad subió dos puntos y pasó en un año de 45,9% a 47,9%. En tanto, la de empleo pasó de 41,5% a 44,6%. El subempleo cayó de 12,4% a 11,1%, señaló el informe sobre mercado de trabajo.

En números absolutos y proyectados al todo el país, la cantidad de desocupados en el segundo trimestre era de 1,5 millones, o sea, más de 490.000 menos que un año atrás. Aquellos con empleo son 1,6 millones más.

El área geográfica con mayor desempleo relativo a la población fue Gran Córdoba (8,7%). Detrás vinieron: Mar del Plata (8,6%), los Partidos del Gran Buenos Aires (8,5%) y Neuquén-Plottier (7,8%). En datos absolutos, los partidos del Gran Buenos Aires tienen la mayor cantidad de desocupados: son 510.000, según registró el Indec.

Las mejoras en la tasa de empleo se focalizaron en la regeneración del empleo informal, sobre todo, y del cuentapropista, los mismos que más sufrieron en la pandemia. Al trabajo formal privado le costó remontar, pese a que las pérdidas por el derrumbe de la economía en 2020 no había provocado tantos despidos en ese segmento. El porcentaje de trabajadores sin descuento jubilatorio, en negro, saltó de 31,5% a 37,8% en un año. La última vez que llegó a ese porcentaje fue en 2008. Ese dato venía cayendo desde el 48% de 2002-2033 hasta el 33,1% a fines de 2015.

“En los grandes aglomerados urbanos, en el segundo trimestre de 2022, se observa el crecimiento de 1 millón de nuevos ocupados”, indicó el experto de Idesa, Jorge Colina. “Hay que tener presentes que en el segundo trimestre del año pasado fue la segunda ola de covid, que le pegó fuerte a mucha gente y que además volvió a confinar gente y desactivar actividades”, recodó Colina tras una consulta de LA NACION.

“Del 1 millón de nuevos ocupados, el 85% son asalariados ‘en negro’ y el 15% son cuentapropistas. Esto era esperable, porque los cuentapropistas ya se había recuperado en el segundo trimestre del año pasado, mientras que a los asalariados ‘en negro’ les faltaba recuperarse luego de la fuerte caída de 2020″, agregó el economista de Idesa.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: