El Concejo Deliberante reconoció a mujeres policías por su heroico accionar

Por iniciativa de la concejal Gisela Caballero (bloque UCR-FCM), el HCD distinguió a la auxiliar Cecilia Romero y la auxiliar primero Verónica López, quienes el domingo 28 de julio por la tarde extinguieron un incendio provocado de manera intencional en una vivienda de Cuadro Benegas.

Del reconocimiento, realizado esta mañana en el recinto del HCD, participaron familiares de las efectivos; el jefe de la Jefatura Departamental San Rafael, comisario inspector Miguel Sánchez, y el comisario Sergio Sosa.

Gisela Caballero recalcó que las auxiliares en ningún momento se pusieron a pensar que estaban arriesgando su vida (cuando lo estaban haciendo), y las calificó como personas a las que hay que recordar e imitar.

La edil les agradeció por evitar que el prójimo sufriera, sin pensar en ellas mismas y sus propias familias.

“Hacer público esta clase de actos es favorecer e incentivar el accionar de todos aquellos que eligen como profesión cuidar y garantizar la seguridad de los mendocinos, para contribuir en mejorar la sociedad y dar mayor relevancia al valor”, señaló la concejal en el proyecto presentado en su momento.

Por su parte López (quien lleva diez años en el servicio) dijo que es muy importante que su labor haya sido reconocida, para que cambie la mirada que la sociedad tiene muchas veces de la policía; “estamos para ayudarlos en lo que necesiten”, indicó.

Verónica López y Cecilia Romero.

López y Romero fueron desplazadas por el CEO (en el móvil 3305) a una propiedad ubicada en calle Tiburcio Benegas, donde se estaba produciendo un incendio producido por autores desconocidos; “al llegar vimos que unos cañaverales estaban incendiados y un vecino nos dijo que la casa no estaba ocupada ya que sus habitantes habían salido”, continuó relatando.

“Corrimos la tranquera y entramos; en el campo buscamos con qué apagar el fuego y golpeamos con palos (y ramas) para levantar tierra con el fin de ahogar el fuego”, agregó y reconoció que corrieron riesgo de vida.

Las protagonistas lucharon contra las llamas durante casi una hora, primero solas y luego con la ayuda del propietario y los bomberos. A metros del incendio había una plantación de frutales, cubierta con tela antigranizo (altamente inflamable) y una vivienda. Afortunadamente, el siniestro fue controlado.

Por su parte, Romero -con una docena de años de profesión- señaló que fue un momento intenso en el que tuvieron que tomar decisiones en el momento (como en la mayoría de sus intervenciones) pero improvisando ya que no contaban con los elementos para sofocar el siniestro.

“Tenemos que estar preparados para todo; para los incendios también aunque no tengamos la preparación de los bomberos”, agregó Romero, quien concluyó indicando que la gente no toma conciencia de lo que puede provocar un incendio, no solo en bienes materiales sino principalmente a personas.