El ARA San Juan estaba en una de las áreas más barridas desde que empezó la búsqueda

Por allí habían pasado muchos buques a partir de noviembre de 2016, incluso el Seabed Constructor que lo halló. Lo detectaron en uno de los últimos “huecos” que quedaban por rastrillar.

El área donde esta madrugada hallaron al submarino ARA San Juan fue una de las más barridas desde que el 16 de noviembre del año pasado, la corbeta Sarandí fue asignada a ubicarlo, luego de que perdieran todo contacto con él el día anterior.

Por esa zona pasaron tanto buques de la Armada argentina, como naves que formaron parte del operativo internacional en la primera fase de búsqueda. La propia Ocean Infinity comenzó su plan allí y hace una semana atrás había decidido barrer los últimos huecos que quedaban. En uno de ellos, encontraron al submarino.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, durante la conferencia de prensa en la que se anunció el hallazgo del ARA san Juan.

El vocero de la Armada, Enrique Balbi, durante la conferencia de prensa en la que se anunció el hallazgo del ARA san Juan.

A las 4:26 del viernes 9, el buque Seabed Constructor sumergió por primera vez a su Vehículo Autónomo Submarino (AUV) 6 en el área 15 A 4, donde fue hallado hoy el ARA San Juan. Al día siguiente, se le sumaron allí el AUV 5 y el 2, mientras los otros dos AUV, el 7 y el 1, rastrillaban sectores aledaños a la misma área, la de mayor extensión que Ocean Infinity había anunciado dos días antes a los veedores y observadores que agregaría a su plan. Estaba conformada por baches de anteriores rastrillajes, al igual que las áreas 16 a 20. Eran las últimas que la empresa tenía previsto barrer antes de dejar el operativo.

Uno de los vehículos autónomos submarinos del Seabed Constructor fue el que detectó los contornos del casco del ARA San Juan.

Uno de los vehículos autónomos submarinos del Seabed Constructor fue el que detectó los contornos del casco del ARA San Juan.

El domingo 11, mientras tres AUV barrían a la vez el área 15 A 4, Ocean Infinity informaba a bordo que había decidido enviar al Seabed Constructor a a la zona pedida por los familiares, donde se habían oído “ruidos de casco”.  Al día siguiente, culminó el barrido del área 15 A 4 y el martes 13 al mediodía inició la travesía hacia ese lugar, llamado Sitio 2.  En el trayecto, ya el miércoles 14, de la información recogida por los AUV en el área 15 A 4 surge el punto de interés 24 después de 9 días sin indicios para verificar.  Esta madrugada, el contacto 24 de tipo C, categoría “de probabilidad muy fuerte” se convirtió en punto de tipo A, “identificación del submarino”.

El sitio donde se encuentra el ARA San Juan es un sector plano cercano a bordes de cañadones, como ríos submarinos, que los AUV barrieron de manera transversal en los últimos días. Si bien el rastrillaje allí había sido intenso, quedaban zonas oscuras por investigar aún. Cerca de allí había sido reportada una docena de puntos de interés, la mayoría de los cuales resultaron ser formaciones geológicas con incrustaciones metálicas que dieron a entender que podía tratarse del submarino.

El lugar donde fue hallado está dentro de la zona de mayor probabilidad que se conformó para su búsqueda el año pasado a partir de dos datos clave: la última comunicación telefónica mantenida con el submarino a las 7:19 del 15 de noviembre (conocido como punto Iridium, por la empresa satelital que la registró) y el sitio del evento anómalo no nuclear ocurrido a las 10:53 del mismo día e informado por el organismo con sede en Viena (punto CTBTO por la sigla en inglés), ocho días después. A partir de este último dato, se diseñó una elipse sobre el sector probable de ocurrencia de la explosión. El submarino fue hallado dentro de ese área de alcance, donde está más del 70% de los contactos verificados. 

Comprende las áreas Yantar 1 y Yantar 6, conformadas a partir del nombre del buque oceanográfico de la Armada de la Federación Rusa que las barrió, hasta que a fines de marzo se retiró del operativo. Anteriormente el buque del mismo tipo Cabo de Hornos, de la Armada chilena, había rastrillado la zona. al igual que buques de la Armada. Desde que el 7 de setiembre inició la segunda fase de búsqueda del submarino, Ocean Infinity comenzó a barrer las áreas 1 y 2, conformadas también a partir de los datos Iridium y CTBTO. ¿Por qué no se pudo dar antes entonces con el ARA San Juan? Especialistas lo atribuyen a la complejidad del lecho marino y a la combinación de tecnológía de última generación y capacidad de barrido con que cuenta el Seabed Constructor, apto para barrer con varios vehículos a la vez una zona que antes, se rastrillaba de manera individual.

Fuente: Clarín