Eficiencia energética: la mayoría de los proyectos, por una inversión 141 millones, son de San Rafael

Hasta el momento se han presentado 47 proyectos. La mayoría es de San Rafael y también hay de Maipú, Tunuyán, Rivadavia y Luján.

La línea de financiamiento para eficiencia energética que puso en marcha el gobierno de la provincia a través del Instituto de Desarrollo Industrial Tecnológico y de Servicios (IDITS) y el Instituto de Desarrollo Rural (IDR), con fin financiamiento del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), ha tenido una gran adhesión de parte de productores y empresas agroindustriales que apuntan a disminuir los costos de consumo eléctrico.

Frigoríficos, establecimientos conserveros, vivero productoras, bodegas y viñedos, empresas de transporte y de insumos son algunos de los rubros que presentaron proyectos que están siendo evaluados para concretar el préstamo de hasta $5 millones para realizar inversiones que permitan el uso eficiente de la energía.

De un total de $141 millones solicitados (con una contraparte de $50,4 millones) para ejecutar 47 proyectos, ya se han desembolsado $19,8 millones y $13,2 millones se encuentran en etapa final, previa a la firma de los créditos.

En tanto, 36 proyectos están en período de evaluación de garantías y análisis técnico. De pasar el filtro, el desembolso supera los $108 millones de pesos.

El programa incluye dos modalidades: asesoramiento a empresas y financiamiento. En el primero de los casos, las empresas industriales y de turismo son visitadas por especialistas que realizan un análisis del consumo y la facturación y plantean alternativas de ahorro.

En el caso del préstamo, en tanto, se realiza a través de un crédito con el BICE con un plazo de devolución de hasta siete años, con una tasa del 12 o 13% (según el caso) que está subsidiada por la Provincia y el Ministerio de Producción de la Nación.

Cabe recordar que las garantías pueden ser emitidas por Cuyo Aval SGR, Garantizar SGR o cualquier otra sociedad de garantía recíproca.

Los créditos podrán destinarse a realizar inversiones que permitan el uso eficiente de la energía, como sistemas innovadores de iluminación, refrigeración y climatización, motores y generación de energías renovables, instalaciones complementarias, obra civil asociada y equipos de riego, entre otras.