Denuncia penal y polémica por el uso de un avión oficial de Tucumán que utilizó Verónica Magario

La candidata a vicegobernadora se trasladó en una aeronave de la gobernación. Dirigentes de Juntos por el Cambio presentarán denuncia penal. También la UCR denunció que se gastaron “20 millones de pesos” en un asado para la campaña K.

La UCR de Tucumán presentó este viernes una denuncia penal contra el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, por el uso indebido de uno de los dos aviones de la flota de la provincia. El legislador «Toto» Araoz confirmó que presentará una denuncia por «peculado» ante la justicia provincial a más tardar el lunes contra el mandatario provincial.

El miércoles la intendenta de La Matanza y su antecesor y candidato a sucederla, Fernando Espinoza, abordaron el avión Cessna Citation Bravo LV-BEU, una de las dos aeronaves de la gobernación, que además tiene un uso sanitario.  Los dos dirigentes de de La Matanza participaron de los festejos por los 50 años de la UIA local, donde se destacó la presencia de Alberto Fernández, Sergio Massa y el secretario general de la CGT, Héctor Daer.

Según publicó el diario local La Gaceta, el avión oficial de la provincia regresó con destino a San Fernando y horas después, volvió a Tucumán, sin pasajeros.

Las imágenes de la compañera de fórmula de Axel Kicillof al pie del avión no tardaron en viralizarse en las redes sociales. “El kircherismo al máximo: además de gastar $20 millones en un asado para Alberto Fernández en Tucumán, el Gobernador les prestó el avión oficial a Fernando Espinoza y Verónica Magario. Esto ya se hizo antes. Como siempre, se creen dueños del Estado”, escribió el diputado radical José Cano en Twitter.

Verónica Magario y Fernando Espinoza suben al avión de la flota tucumana. Foto: Twitter

Verónica Magario y Fernando Espinoza suben al avión de la flota tucumana. Foto: Twitter

La senadora radical por Tucumán, Silvia Elías de Pérez, también cargó contra Manzur. “Es escandaloso; se usó el avión sanitario para traer a la intendenta Magario. Cada tramo -calculamos- vale 6 mil dólares. Y mientras se discutía la emergencia alimentaria se gastaron más de 20 millones de pesos para una recepción partidaria”, sostuvo la también candidata a gobernadora por Cambiemos en las últimas elecciones en alusión al asado para 3 mil personas del que participó Alberto Fernández.

Elías de Pérez además instruyó a uno de sus legisladores, José María Canaleda, para que presente un pedido de informe ante la gobernación para conocer el costo del traslado. “El avión sanitario de la provincia no debe ser utilizado como taxi para acarreo de funcionarios de altas esferas del Frente de Todos”, señala el escrito.

Desde la gobernación explicaron oficialmente que las dos aeronaves son de uso oficial y secundariamente de uso sanitario. Además, adjuntaron la ley 112/2010, que regula el uso de la flota provincial y que en uno de sus artículos establece que el gobernador tiene la potestad de disponer del avión para que viajen funcionarios y autoridades nacionales o provinciales, aunque el motivo del viaje no sea un acto oficial.

Por otra parte, insistieron en que -en caso de necesidad- la provincia contrata aviones sanitarios del sector privado o de otras provincias, como Santiago del Estero. Por otra parte, minimizaron el uso del avión, porque se encontraba en Buenos Aires para una revisión técnica. Por último aprovecharon para tomar distancia de José Alperovich. “El sí utilizaba los aviones para uso familiar y eso quedó en el inconsciente colectivo”, señalaron.

Sin embargo, fuentes de la UCR consignaron que el avión partió de Aeroparque el 10 de septiembre y regresó en uso sanitario; que durmió en Tucumán el día siguiente y a las 09.40 se fue a San Fernando, desde donde regresó a las 12.15. Por la noche, habría regresado a San Fernando a las 23.

El Frente de Todos también había criticado meses atrás el uso de los aviones de Presidencia para actividades proselitistas que encabezaron el ministro del Interior Rogelio Frigerio y Miguel Pichetto

Además, legisladores nacionales de Cambiemos por Tucumán denunciaron que Manzur «usa el dinero y los bienes de los tucumanos como si fueran propios» y afirmaron que la reciente visita del candidato a presidente del Frente de Todos Alberto Fernández le costó a la provincia «20 millones de pesos».

La senadora nacional Silvia Elías de Pérez advirtió que en su provincia «no cambian más: Manzur pone a disposición de la campaña política presidencial de Alberto Fernández los bienes de los tucumanos».

La imagen de Magario y Espinoza a punto de abordar el avión para regresar a Buenos Aires, generó revuelo en la oposición y en las redes sociales, donde fue cuestionado también el asado para 5.000 comensales que organizó el oficialismo en el predio de ATSA para homenajear a Fernández, a Sergio Massa, y a los cegetistas Héctor Daer y Carlos Acuña, entre otras figuras del peronismo.

«Además del opulento agasajo que se le ofreció al candidato del Frente de Todos, en donde se consumieron más de mil kilos de carne, Magario y Espinoza usaron el avión sanitario como taxi, algo que nos costó 24.000 dólares a los tucumanos», afirmó Elías de Pérez.

En ese sentido, expresó que «el populismo tiene su foto más representativa en Tucumán en esta semana» y manifestó que mientras en Buenos Aires se debatía la emergencia alimentaria «en nuestra provincia se hacía un obsceno asado político».

El diputado nacional José Cano (Cambiemos) se sumó a los dirigentes de la oposición que cuestionaron el acto oficialista, al que definió como «impúdico».

«Si están tan preocupados por el hambre, quizás deberían reasignar partidas y prioridades para que a ningún tucumano le falte un plato de comida en su mesa», agregó Cano en declaraciones a la prensa.

Según Cano, quien votó a favor de la declaración de la emergencia alimentaria en la Cámara de Diputados de la Nación, «es evidente que lo que buscan es un golpe político porque con actitudes como esta demuestran que no tienen ninguna vocación de resolver los problemas de la gente».

Fuente: Clarín