Cumple cien años la biblioteca de la escuela Normal

Este sábado, 12 de octubre, la biblioteca “Antonio Epifanio Díaz” de la Escuela Normal Superior Nº 9-003 “Mercedes Tomasa de San Martín de Balcarce” celebra su centenario.

Actos conmemorativos

Este martes 15, el nivel Secundario y Superior conmemorarán el centenario de la biblioteca, en oportunidad del acto por el Día del Respeto a la Diversidad Cultural; el del Secundario será desarrollado por la mañana y el de Superior a las 19, cuando será descubierta una placa donada por el Rotary Club San Rafael; vale recordar que esa institución ya había colocado una placa en 1961, cuando la biblioteca recibió el nombre de “Antonio Epifanio Díaz”.

También, en el nivel Secundario, desarrollan un proyecto educativo para que los alumnos conozcan sobre la biblioteca y los métodos de búsqueda e investigación.

En ese el espacio trabajan dos bibliotecarias: Silvana Arenas bibliotecaria del Nivel Superior y Mariela Durán, la encargada en la mañana cuando cursa el Secundario.

En ese contexto, el espacio ubicado en la institución cita en Barcala 14, está siendo pintado luego de muchos años, en diálogo con Diario del Oeste, Silvana Arenas, señaló que se pinta una de las dos salas gracias a que la pinturería Sáez donó diez litros de pintura y el concejal Francisco Mondotte hizo lo propio con veinte litros más.

Arenas añadió que muchos han colaborado para la realización del ágape posterior al descubrimiento de la placa: los preceptores, que compraron y donaron una torta; en tanto que el uso de los manteles y las copas fueron donados por el empresario gastronómico Nicolás Avaca y los vinos la bodega Alfredo Roca, también participó con una donación económica la empresa Mediterráneo.

En otro sentido, la bibliotecaria apeló a la solidaridad de la sociedad, al pedir libros/manuales de educación Primaria de la actualidad, ya que no se cuenta con ese material y los futuros docentes que se forman en la institución los necesitan para realizar sus prácticas. Lo propio se le ha solicitado al alumnado. Los interesados en colaborar pueden acercarse a la casa de estudios, de lunes a viernes de 18,15 a 22,45.

 

Arenas, emocionada por el centenario de la biblioteca, destacó que, más allá de que en esta época se le da poca importancia, el espacio se sigue utilizando, sobre todo por el alto valor de las fotocopias. La profesional destacó la importancia del libro, más allá de las ventajas que brinda actualmente la tecnología, sobre todo a la hora de investigar.

Por su parte la rectora del Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 9-003, Sandra Montoya, calificó al hecho como “muy significativo para toda la comunidad educativa de la escuela”.

En otro orden, señaló que en el Nivel Superior cursan (entre formación Inicial y Continua) más de 1800 alumnos, entre ellos docentes ya graduados que siguen capacitándose los días sábados.

Un poco de historia

La biblioteca “Antonio Epifanio Díaz” es una de las bibliotecas escolares más grandes del departamento, ya que cuenta con 16.000 ejemplares. Tiene dos espacios, uno que contiene libros nuevos y funciona como espacio de lectura, y otro que guarda ejemplares desde 1919 en adelante, en el que se puede estudiar y utilizar un televisor para proyecciones.

Antonio Epifanio Díaz fue muy importante en la historia de la escuela Normal, más allá de no haber nacido en San Rafael (era correntino) y graduarse en la Escuela Normal de Maestros anexa al Colegio Nacional de la provincia litoraleña.

Fue director de la Escuela Normal de Preceptores (así se llamaba otrora la institución) entre 1918 y 1928, año en que falleció -el 23 de noviembre-.

El 12 de octubre de 1919, la colectividad Hispánica sanrafaelina organizó el tradicional banquete para conmemorar el (por entonces) Día de la Raza, oportunidad en que Díaz pronunció un discurso de forma brillante.

Durante su alocución señaló que la escuela carecía de una biblioteca y subrayó la importancia de propiciar su creación; el pedido tuvo una respuesta inmediata por parte de los concurrentes al banquete, que donaron dinero en efectivo para la concreción del anhelo.

Entre otros libros de educación y Ciencia, se adquirieron el Diccionario Enciclopédico de Montaner y Simón de veintiocho tomos, que aún se conserva.

El ejemplar de “Dos mil palabras”, que aún puede disfrutarse en la biblioteca.

La fecha elegida como de fundación fue justamente el 12 de octubre y, en honor a su mentor, el 30 de junio de 1961 la biblioteca fue nombrada “Antonio Epifanio Díaz”.

Creador del pupitre unitario, y siempre con un trato cordial y afable, se ganó el aprecio y respeto de sus compañeros de tarea y la amistad de muchos vecinos del San Rafael de antaño, ya que no solo se preocupó por la educación y la cultura sino también por otras actividades intelectuales.

Díaz escribió “Método de lectura y escritura”, “La historia en acción”, “Dramatización histórico-escolares”, varias letras y cantos escolares, “Don Pedro Vargas” (obra que no fue editada ya que no alcanzó a ser publicada) y “Dos mil palabras”, cuyo ejemplar puede ser disfrutado en la biblioteca.