Cumbre de Juntos por el Cambio por el acuerdo: hablaron de “buena señal”, pero temen una “bomba de tiempo” para la próxima gestión

Minutos después del anuncio de un entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Juntos por el Cambio congregó a su Mesa Nacional a una reunión de urgencia, vía zoom, con participación de economistas. Consideraron que es «una buena señal» pero quieren esperar la «letra chica» de la negociación y las explicaciones del ministro Martín Guzmán en el Congreso para definir un apoyo más formal. Las advertencias sobre la «dilatación» y «la bomba de tiempo» que le quedaría al próximo gobierno sobrevolaron el encuentro.

Los tiempos de tratamiento en el Congreso aún no están claros. Para que el acuerdo pueda ser debatido en febrero, el presidente Alberto Fernández debe incluirlo, vía decreto, en el temario de extraordinarias. Fuentes de Economía y la Casa Rosada señalan que es difícil que pueda hacerlo antes de su gira, que inicia la semana que viene. Además, primero se debe terminar de cerrar y redactar la carta de entendimiento, que según el propio ministro Martín Guzmán, llevará algunas semanas más.

Mientras tanto, la oposición buscó unificar criterios. Del encuentro vía zoom participaron los economistas Hernán Lacunza, ex ministro de Economía sobre el final de la gestión de Mauricio Macri; el diputado del PRO Luciano Laspina y Eduardo Levy Yeyati, también ex funcionario de Cambiemos.

El documento que emitieron después de más de una hora de charla apenas tiene tres párrafos. Plantea que «consideran positivo este primer entendimiento» porque «evita así un costoso default» pero advierte que aguardarán «la continuidad de las negociaciones que deriven en detalles de un acuerdo definitivo, que luego será evaluado en el Congreso​».

Internamente acordaron no entrar en discusiones sobre los contenidos técnicos porque el acuerdo fino aún no está. «Falta el cómo», apuntaron. Sin embargo, sí plantearon preocupación por «los costos» que tendrá el haber «dilatado» tanto tiempo el entendimiento y que la conclusión sea «patear todo para adelante». En ese sentido, los más duros advirtieron sobre «la bomba de tiempo» que todavía está «activada» y que le quedaría al próximo Gobierno. Algo parecido a lo que hablaba Cambiemos antes de asumir en 2015 y a lo que aún habla hoy el Frente de Todos sobre la herencia macrista.

«Todo lo que lleve a acordar con los organismos internacionales es una buena noticia. Se podría haber evitado un año de angustia pero la obsesión por el relato del kirchnerismo nos perjudicó a todos. Ahora tenemos que ver la letra chica del acuerdo», sentenció el senador radical». Alfredo Cornejo

«Nosotros, desde JxC, no damos golpes bajos porque está por delante el país, se compromete el futuro de muchas generaciones de argentinos», declaró el jefe de bloque de la UCR, Mario Negri​, tras la reunión.

«Falta conocer qué es lo que va a firmar el Gobierno y cómo va a ser el acuerdo. Con esos detalles sobre la mesa, sentaremos nuestra postura en el Congreso», aseguró Patricia Bullrich.

Antes de la reunión varios radicales salieron a opinar. Uno de los primeros en mostrar un guiño hacia el Gobierno fue el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales. «Es un primer paso positivo, ya que el default hubiera sido negativo para nuestra economía. Oportunamente el Congreso tratará los términos del acuerdo», señaló.

El senador radical y economista Martín Lousteau aseguró, por su parte, que «las conversaciones entre el Gobierno y el FMI han evitado un default» y que esa era «una buena noticia», pero advirtió que «resta aún trabajo por hacer, tanto en la negociación como luego, a la hora de cumplir con los compromisos que el país se imponga».

El jefe de gobierno porteño se expresó en la misma línea. «Hoy se dio un primer paso positivo para empezar a despejar tanta incertidumbre. Necesitamos recuperar la confianza para generar inversiones y trabajo. Es indispensable que el Gobierno marque un rumbo creíble. Esperaremos el acuerdo definitivo para que sea discutido en el Congreso», tuiteó Horacio Rodríguez Larreta.

Su ex vicejefe, y actual diputado por la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli, señaló: «Hoy se dio un primer paso positivo para empezar a despejar tanta incertidumbre. Necesitamos recuperar la confianza para generar inversiones y trabajo. Es indispensable que el Gobierno marque un rumbo creíble. Esperaremos el acuerdo definitivo para que sea discutido en el Congreso».

«Hace dos años, nosotros hubiésemos tardado cinco minutos en hacer un mejor acuerdo. El gobierno hizo sufrir innecesariamente a la Argentina todo este tiempo. La pregunta es: Y el kirchnerismo, ¿Dónde está ahora?», tuiteó el diputado Gerardo Milman, mano derecha de Patricia Bullrich.

Otras repercusiones opositoras

El ex ministro de Interior del kirchnerismo, Florencio Randazzo, del Interbloque Federal, también dejó condicionado su apoyo a la letra chica del acuerdo, pero además pidió que Cristina Kirchner confirme su respaldo. «Esperamos los detalles de entendimiento con el FMI para despejar todas las dudas. Y también un apoyo explícito de la vicepresidenta…», señaló.

El liberal José Luis Espert se estaba concentrando en estudiar la información publicada hasta entonces, aunque cruzó al presidente por Twitter por asegurar que el Fondo no impone «una reforma laboral ni llegar a déficit cero».

«Entonces firmaste una canción de cuna querido. Quién financia el ďdéficit? Guzman dijo que no será el BCRA. Entonces será con deuda, a la cual ustedes maldicen todos los días. Y sin reformas promercado? Es cualquiera este acuerdo. No digan más que Macri hizo un mal arreglo».

El libertario Javier Milei fue más duro aún y adelantó que no está dispuesto a «convalidar» el acuerdo. «El anuncio de programa de Guzmán está en perfecta línea con la defensa de la casta política. Pretenden que el despelote central de Argentina, el déficit fiscal, se arregle vía crecimiento para que no tenga que haber ajuste en la política ni siquiera en términos reales. Todo dicho», sentenció.

Fuente: Clarín

Please follow and like us: