Cuarentena: el 21 de septiembre será la prueba para los mendocinos

El Gobierno provincial evalúa cómo seguir en la próxima etapa del Distanciamiento Social. El Día del Estudiante es una prueba de fuego en momentos en que casi no quedan camas de Terapia desocupadas y con casos positivos por COVID-19 que por día superan a los 600 o 700 y hasta 800.

Las juntadas, las reuniones de amigos, los asados familiares son el mayor foco para la transmisión del virus, aunque un sector importante de la población aún no lo toma en cuenta ni sigue los consejos que por todos los medios posibles el Gobierno intenta inculcar.

Desde que comenzó la pandemia, Mendoza cuenta con más de 13.500 casos positivos y 180 muertos; en la última semana hubo casi 4.000 casos y 29 muertes.

La franja etaria que mayor cantidad de positivos aportó, con 47,05%,  es la que va de los 15 a 49 años. La mayor cantidad de muertes, con el 74%, se registra en personas de entre los 60 y 89 años; de ellos el sector etario más afectado es el de entre 80 a 89 años: 30%.

El Gobierno de Rodolfo Suárez sigue apelando a la autodisciplina, a que la población tome conciencia de la gravedad de la situación sanitaria y económica para no ampliar las restricciones, a que se “quede en casa”.

Pero el hastío y la escasa responsabilidad de algunos ha llevado a una situación extrema en cuanto al uso de las camas UTI: en el Gran Mendoza el 85,84% está ocupadas. En la provincia el promedio es algo menor, pero también preocupa: 76,75%.

San Rafael pasó en pocos días de 0 a más de 500 casos positivos, con ocho pacientes fallecidos. Varios de los recuperados han pasado momentos de crisis y temieron por sus vidas.

Pero las juntadas continúan, los niños se reúnen a jugar en las veredas o las plazas, los jóvenes no evitan salidas ni encuentros con amigos, los que pasan los 50 o 60 quieren seguir como si nada hubiera cambiado al Mundo…

Con esta situación y con las posibles perspectivas para el Día del Estudiante, el Gobierno analiza acciones: mayores controles policiales en los parques y posibles lugares de reunión, o hacer un corte de actividades desde el viernes por la tarde hasta el lunes por la mañana. En ese lapso solo funcionarían los servicios esenciales y venta de combustibles y alimentos.

Son horas decisivas, solo la conducta social determinará el resultado.

Please follow and like us:
Tweet 20