Cristina Kirchner avanza sobre YPF y decidió desplazar a Guillermo Nielsen

El actual titular de la petrolera renunciará en las próximas horas y será reemplazado por el santacruceño Pablo González.

El ciclo de Guillermo Nielsen como presidente de YPF parece haber llegado a un final. El martes a la tarde se multiplicaban los rumores sobre una salida del economista de la máxima poltrona de la petrolera. El reemplazante será Pablo González, ex vicegobernador de Santa Cruz y diputado del Frente de Todos por ese distrito.

Nielsen estaría por presentar su renuncia en las próximas horas, según indicaban fuentes oficiales y del mercado petrolero. No respondió los múltiples llamados de Clarín. El lunes, cuando ya había rumores sobre su salida, contestó que «no había que prenderse en delirios». YPF no confirmó oficialmente la renuncia.

La dimisión se puede presentar en cualquier momento, para que luego la confirme el directorio. En el caso que González vaya a ocupar ese sitial, también debe abandonar primero la banca legislativa, según fuentes oficiales.

Cuando anunció su gabinete, Clarín le preguntó a Alberto Fernández quiénes serían su secretario de Energía y presidente de YPF.  El mandatario contestó «Sergio Lanziani y Guillermo Nielsen». El misionero fue uno de los primeros en irse del Gobierno, reemplazado por Darío Martinez, que gozaba de mejor consideración por parte de CFK. Ahora Nielsen también dejaría su lugar para un santacruceño, más cercano a Fernández de Kirchner.

En los últimos días, el titular de la petrolera tuvo fuertes encontronazos con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, por diferencias en cómo encarar la reestructuración de deuda de YPF. ​ Pero no se trata de la primera desavenencia de Nielsen con alguien del Gobierno. Tampoco logró una buena comunicación con el management de YPF, encabezado por Sergio Affronti.

La Cámpora, que pisa fuerte en las segundas líneas de la petrolera, nunca vio con buenos ojos a Nielsen, y el actual titular de YPF carecería de apoyos dentro de la coalición de gobierno para sostenerse en el cargo. Su cercanía con Sergio Massa no tendría mayor incidencia. Nielsen sonó en los días previos al inicio de la presidencia de Alberto Fernández como ministro de Economía, luego como negociador de la deuda y finalmente terminó en YPF, a donde se le encargó un gran plan para atraer inversiones al sector, sobre todo para revivir Vaca Muerta. La pandemia trastocó los planes.

En YPF le pusieron un CEO –Sergio Affronti- designado a dedo por Cristina Kirchner y a sugerencia del ex titular de YPF, Miguel Galuccio. El 2020 fue todo cuesta abajo para la empresa. La acción cayó a mínimos históricos y la petrolera tuvo que poner en venta su torre corporativa en Puerto Madero, con la que sueña hacerse de 400 millones de dólares.

El rumor del desplazamiento de Nielsen viene circulando desde hace una semana y el sitio especializado Econojournal lo publicó el martes en su web. La vocera de YPF desmintió los rumores, ante la consulta de este diario.

El desentendimiento de Nielsen sería con los enviados de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la compañía. El economista no es visto por buenos ojos en ese rincón. De ahí que no habría prosperado su pedido de ser asignado a una embajada.

Nielsen, que colaboró activamente en la campaña de Alberto Fernández, llegó a la máxima poltrona de YPF por decisión del presidente. Sin embargo, al poco tiempo de iniciada su gestión, planteó la necesidad de una recomposición de precios, algo que el propio presidente salió a rechazar de plano.  Cerca de Fernández de Kirchner lo fustigaron internamente por esa jugada. Entendieron que se «cortó solo» y no consultó sobre la decisión a seguir.

Luego, el titular de la petrolera adoptó un perfil bajo. Sin embargo, algunas de sus declaraciones molestaron a los alfiles de la vicepresidenta en la compañía. Nielsen se refirió a exceso de trabajadores (hizo una comparación en la cantidad de empleados de YPF en relación a la de otras petroleras), mientras que desestimó el «barril criollo», un precio especial para el petróleo de producción local, que era defendido por los gobernadores petroleros y algunos empresarios.

Affronti realizó cambios gerenciales, dejando de lado a varios ‘top managers’ de la gestión anterior, encabezada por Miguel Ángel Gutiérrez.

«Hubo problemas de personalidad, por los que Nielsen no se adaptó a la cultura corporativa de YPF», describe un conocedor de la compañía.

YPF está reestructurando su deuda de US$ 6.300 millones, en la que viene enfrentando una reacción negativa por parte de los acreedores. La compañía está con niveles de inversión mínimos, después de anotar dos trimestres con números en rojo. Alejandro Lew es el CFO (director financiero) de la compañía y quien maneja la relación con los inversores. Es probable que, bajo su ala, recaiga la responsabilidad de continuar ese proceso.

 

Fuente: Clarín

Please follow and like us:
Tweet 20