Cortan el gas a escuelas y estaciones de GNC en Bariloche y Villa La Angostura

El frío extremo que se experimenta en la zona desde hace 10 días y los problemas técnicos en una planta compresora obligaron ayer a la empresa Camuzzi a realizar diversos cortes de gas en esta ciudad y en Villa La Angostura.

Durante la tarde de ayer y luego de detectar que tenía problemas una de las plantas compresoras que la compañía opera en Paso Flores, las autoridades de Camuzzi decidieron cortar el servicio de gas en cuatro natatorios, dos estaciones de GNC y cinco gimnasios de Bariloche. Asimismo, en Villa La Angostura, con el aval del municipio, se cortó el servicio en 12 escuelas y dos gimnasios. La mayor parte de los cortes en las escuelas se levantó esta mañana y las clases pudieron dictarse sin mayores inconvenientes.

Rodrigo Espinosa, gerente de Comunicaciones de Camuzzi, explicó hoy a LA NACION el contexto de las medidas adoptadas ayer: “Junto con otros 24 municipios, Bariloche se abastece de un mismo caño que se llama Gasoducto Cordillerano y que atraviesa las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut. Desde hace 10 días, en toda la región hay un frío sostenido que hace por lo menos cuatro años que no se registra en la zona. Por ese motivo, hubo un pico histórico de consumo. Todo el sistema estuvo operando al límite de la capacidad. Pero no hubo faltante de gas: el productor de hidrocarburos entrega lo que tiene que entregar, la transportista entrega la presión que tiene que entregar y la empresa hace lo que tiene que hacer”.

Sin embargo, ayer a la tarde la planta compresora que Camuzzi posee en Paso Flores, al norte de Bariloche, comenzó a tener problemas. Se trata de una máquina que otorga más presión al gas que llega desde Neuquén. “Hay dos grandes picos para atender: uno al mediodía y otro a la noche, que es el más difícil, porque la mayoría de la gente está en su casa, cocinando, duchándose y calefaccionándose. Cuando detectamos que la planta compresora de Paso Flores no estaba reaccionando como debía, decidimos tomar una serie de medidas para atender ese grueso de demanda que se da a la noche”, afirmó Espinosa.

Esos cortes de servicios no esenciales permitieron sostener la demanda de gas durante la tarde y noche de ayer, mientras la máquina era reparada. La planta compresora volvió a funcionar a las 4 am. “El caño ya está recuperándose, liberaremos los cortes cuando esté al 100%. Ya hay mucho gas en el caño pero todavía no está en condiciones ideales”, indicó Espinosa.

Asimismo, de forma voluntaria, el Ejército y la Asociación de Hoteleros decidieron reducir el consumo de gas. También desde el municipio de Bariloche se definió un uso racional de gas en todas las dependencias. Las diversas medidas permitieron que ningún usuario residencial ni ningún hospital se quedara sin gas.

Desde hace 10 días, Bariloche y alrededores experimenta temperaturas mínimas que rondan los -8°C y máximas que no superan los 5°C. De cara al invierno, Espinosa advierte: “Normalmente, en invierno hay 3 o 4 días de mucha demanda de gas y luego afloja al quinto día. El caño se recupera y todo vuelve a empezar. Sin embargo, el frío extremo de los últimos 10 días generó una demanda que nunca aflojó en las 25 localidades de la región. La demanda no dio descanso ni un segundo. Además, se nos ‘cayó’ una planta, eso terminó de complicar la situación”.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: