Conmoción en Córdoba: investigan la muerte de 10 bebés en el Hospital Neonatal

La Justicia de Córdoba investiga la muerte de varios bebés en el Hospital Neonatal «Dr Ramón Carrillo» para determinar si hubo irregularidades. Los casos se dieron durante marzo y junio de este año.

La investigación busca determinar si hubo «mala praxis», aunque no descartan ninguna hipótesis. Ya se secuestraron historias clínicas del lugar.

El fiscal Raúl Garzón, que entiende en la causa, confirmó a Cadena 3, que en los últimos días se realizaron «una serie de allanamientos en la clínica» y que hay unas «40 personas implicadas, que serían empleados del hospital» en los casos.

La causa se inició luego de la denuncia realizada por el familiar de uno de los bebés fallecidos. Cuando esta acusación se hizo pública, hubo otra serie de presentaciones ante la Justicia con episodios muy similares, entre marzo y junio.

«Se habla de mala praxis o de homicidio intencional, pero esta fiscalía no descarta ninguna hipótesis», confirmaron fuentes judiciales. Mientras que el fiscal sostuvo: «Se ha radicado una denuncia donde se da cuenta del fallecimiento de varios recién nacidos, un hecho de enorme gravedad».

Y agregó: «Todo el material que fue secuestrado debe ser analizado por el cuerpo especializado para saber si realmente hubo irregularidades en torno a las 10 muertes que se están investigando».

En charla con Mitre Córdoba, Garzón dijo que «40 empleados del hospital fueron suspendidos y están siendo investigados», aunque aclaró que aún «no hay imputados».

La información brindada por el fiscal se contrapone con lo aportado por el Ministerio de Salud provincial. Estos últimos señalaron a Clarín que está bajo investigación la muerte de «cinco bebés» y que el número de empleados dispensados es nueve.

«Esta medida no implica atribución de responsabilidad, ya que no es algo definitivo porque no se sabe la causa de las muertes», explican a Clarín fuentes del Ministerio de Salud.

Esas personas integran el «equipo de salud humano», entre los que se encuentran obstetras y enfermeros. Todos los profesionales continúan cobrando sus sueldos, pero no pueden trabajar en el hospital. Se plantea la posibilidad de «malas prácticas médicas» como explicaciones de las muertes.

Asimismo, el Ministerio dio detalles a Clarín del comienzo de la investigación administrativa. «El expediente lo iniciamos cuando ocurrió la primera muerte porque nos llamó la atención el resultado, dado que la madre era sana y el hijo también, pero no hubo evolución favorable del bebé», sostienen.

Clarín

Please follow and like us: