Confirman que la primera vacuna contra el coronavirus probada en EEUU dio resultados positivos

Una prueba hecha a 45 voluntarios demostró que aceleró el sistema inmunológico. A fin de mes será testeada en 30.000 personas para determinar si protege contra el COVID-19.

Investigadores de Estados Unidos informaron el martes que la primera vacuna contra el coronavirus ​probada en ese país aceleró el sistema inmunológico de las personas, tal como esperaban los científicos, por lo que comenzará su fase final de ensayo.

Así lo demostraron los resultados de una prueba hecha a 45 voluntarios en marzo pasado.

«Estas son buenas noticias», dijo a The Associated Press el Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno de EE. UU.

La vacuna experimental, desarrollada por los Institutos Nacionales de Salud y el laboratorio Moderna Inc., comenzará su paso más importante alrededor del 27 de julio: un estudio de 30.000 personas para probar si realmente es lo suficientemente fuerte como para proteger contra el COVID-19.

En la fase 3 se buscará «evaluar principalmente la eficacia, seguridad e inmunogenicidad de la vacuna experimental ARNm-1273 para prevenir el coronavirus hasta 2 años después de la segunda dosis de la misma».

La nueva etapa consiste en una prueba controlada en colaboración con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, (NIAID, en inglés) con dosis de 100 microgramos del fármaco ARNm-1273 y otras aleatorias similares de placebo, explicó el laboratorio.

El objetivo principal de la vacuna es evitar que las personas desarrollen síntomas de COVID-10, como así también que la enfermedad se agrave y que los pacientes tengan que ser ingresados en los hospitales.

La vacuna de esta biotecnológica, con sede en Cambridge, Massachusetts, está basada en el uso de la tecnología del ARN mensajero (ARNm). Una vez inyectado en el cuerpo, envía a las células el mensaje de que produzcan proteínas similares a las del virus que se activan y funcionan como anticuerpos.

Mercedes Jiménez, bioquímica de Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), opinó días atrás que “esta vacuna basada en material genético es pionera en su utilización en humanos, requerirá el desarrollo de tecnologías seguras para su transporte dentro del organismo”.

Por ello, “supone un reto importante y va a ser muy interesante ver el tipo de respuesta inmunitaria que pueda otorgar”.

Fuente: Clarín

 

Please follow and like us:
Tweet 20