Condenaron al estilista Darío Carbajal a cinco años y medio de prisión por proxenetismo y narcotráfico

Se lo encontró culpable de ser proxeneta y narcotraficante.

El afamado estilista Darío Carbajal, detenido el 3 de noviembre de 2017 en una vivienda ubicada en Chile al 379, fue condenado a cinco años y medio de prisión por proxenetismo y narcotráfico.

Durante los primeros días de julio, indica el medio, culminó la investigación y Carbajal decidió resolver todo a través de un juicio abreviado donde reconoció su autoría. De ese modo, recibió una pena cercana a la mínima -arriesgaba de 5 a 25 años de cárcel-, aunque algunos meses más por la cantidad de víctimas de explotación sexual y por traficar cocaína.

Según detalla el periodista Sebastián Salas de Diario Uno, el estilista, quien durante años fue uno de los más renombrados en el medio, recibió cinco años y cinco meses de prisión, además del pago de una multa de $112.500.

La calificación legal fue promoción y explotación de prostitución agravados y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

La detención de Carbajal se dio gracias a un llamado anónimo de alguien que aseguraba que un hombre la explotaba sexualmente y hasta la usaba para vender cocaína. Luego de que la denunciante aportara los números telefónicos del sindicado, los investigadores identificaron a Carbajal y, posteriormente, realizaron minuciosas vigilancias en el domicilio ubicado sobre calle Chile, donde descubrieron que ingresaban (en su mayoría) hombres, los cuales permanecían unos minutos en el lugar y luego se retiraban.

El día del allanamiento se encontró cocaína en el lugar y, a la par, aparecieron testimonios de madres que aseguraban que sus hijas eran explotadas sexualmente por el estilista. Una de las víctimas indicó que conoció a Carbajal en un boliche cuando tenía 18 años y, afianzada la relación, comenzó a trabajar para él.

La mujer señaló que recibía $1500 por cada servicio sexual (algunos días debía estar con trece clientes), de los cuales el estilista se quedaba con la mitad.

Por otra parte denunció que, en un primer momento, Carbajal les convidaba cocaína pero luego comenzó a descontarla de sus servicios sexuales, a razón de $500 cada gramo. En ese mismo sentido, añadió que la usaba como “mula” para trasladar la droga desde el Gran Mendoza a San Rafael y que (en una ocasión) fue violada y robada por personas que la acompañaban en esa logística.

Lo relatado por la denunciante fue avalado por peritos psicólogos, quienes consideraron el relato como coherente y creíble.

Otra prueba que complicó al acusado fue la información que se obtuvo de su teléfono celular. Se encontró, señala el online, una conversación con un cliente a quien le decía que a esa hora no podía venderle droga pero que “el Kevin -un menor de 17 años- va en un ratito a su casa y ahí sí te puede ver”.

Please follow and like us:
Tweet 20