,

Con goles de dos ex Boca, Tigre dio el golpe en el Monumental: le ganó 2-1 a River Plate y avanzó a semifinales de la Copa de la Liga

El sueño de River Plate de levantar la Copa de la Liga se extinguió en cuartos de final. Tigre lo sorprendió en el Monumental y lo venció por 2 a 1, gracias a los goles de dos ex Boca Juniors: Mateo Retegui y Facundo Colidio. Enzo Fernández había igualado en el inicio del segundo tiempo. Así, el elenco conducido por Diego Martínez jugará frente a Estudiantes el próximo domingo desde las 17 por un lugar en la definición del torneo.

El Matador sostuvo su estilo aún ante el Millonario y en su hogar. Apostó a presionar arriba y, con el balón, intentó salir de abajo, con prolijidad, pero no temió saltar líneas para Retegui y Colidio si veía complicado el panorama. De hecho, tuvo las dos primeras chances del encuentro y una terminó en gol. A los 2 minutos, el ex Boca remató desde afuera del área y Armani respondió enviando al córner. A los 4′, Zabala sacó el centro desde la izquierda y el hijo del Chapa se arqueó y acomodó el cuerpo para inventar un cabezazo letal, que terminó en el 1-0.

Si bien el dueño de casa reaccionó con un par de aproximaciones interesantes (un remate de Enzo Fernández que pasó junto al palo derecho del arquero y una arremetida de Casco que anticipó Marinelli), continuó incómodo, por momentos cediendo el control del pleito y sin hacer pie en el mediocampo.

La posesión de la Banda se tornó infructuosa ante el buen posicionamiento de Tigre y su plena concentración para cortar y salir rápido para lastimar. El foco de la visita estuvo en nublar la imaginación de Enzo Pérez y Enzo Fernández, las dos piezas en las que se apoya mayoritariamente el juego de los orientados por Gallardo.

A los 20′ el local encontró espacios, De la Cruz habilitó de cabeza y Pochettino, mano a mano, resolvió cruzado y desviado. Pero el Matador también pudo ampliar, por ejemplo, con el intento de 50 metros de Colidio que tapó Armani, o el cabezazo de Prediger, que ganó en las alturas, pero le salió muy al medio.

Los de Victoria ofrecieron varios puntos altos: los centrales Cabrera y Luciatti, Blondel, Zabala, Castro y los delanteros, pero sobre todo el equipo como bloque, siguiendo al pie de la letra el plan. Gallardo vio los últimos minutos antes del descanso sentado en el banco, con el gesto adusto, disconforme con la versión que vio de sus dirigidos.

Festejo en racimo del Matador y la desazón del MillonarioFestejo en racimo del Matador y la desazón del Millonario

River exhibió otra dinámica desde que pisó en el césped en la segunda parte. Con pases más directos y mayor movilidad, empezó a cercar a su rival, que de todas formas inquietó con un tiro cruzado de Retegui. Gallardo y su asistente, Matías Biscay, reclamaron enfáticamente que sus pupilos buscaran romper de media distancia. Y Enzo Fernández obedeció…

A los 12 minutos, De la Cruz le levantó la pelota y el ex Defensa le pegó de aire desde el borde del área y la clavó en un ángulo para rescatar a su equipo y rubricar el 1-1.

Pero el cotejo siguió siendo cambiante y regalando emociones. En el mejor momento del Millonario, Tigre volvió a golpear. Paulo Díaz erró un pase en la salida, lo interceptó Colidio, quien se transformó en un tren. Lo superó con un enganche y definió ante la salida del arquero para gritar el 2-1.

Con el correr de los minutos y la evidencia de que no se trataba de la mejor jornada de River, Gallardo fue modificando la estructura en pos de un juego más directo, recargando el área con centros. Pudo haber igualado Romero, con una pirueta alta. También Fernández de tiro libre. en el medio, la polémica: Palavecino corrió mano a mano, Marinelli salió a cortar y el ex Platense cayó. ¿Penal? Para Espinoza no, y para el VAR tampoco. La sensación es que el contacto lo inició el volante, aprovechando el derrape del arquero, buscando la infracción.

Y Tigre, ascendido para esta temporada, consumó el impacto. Enfrentará a Argentinos (que eliminó por penales a Estudiantes), con el sueño de alcanzar una nueva final frente al vencedor de Racing y Boca. River, tal como declaró Enzo Pérez con sapiencia, “regaló 45 minutos”. Volvió a mostrar lapsos de opacidad, y otra vez un error grave (esta vez de Paulo Díaz) lo dejó con las manos vacías. Detalles que Gallardo tendrá subrayados en rojo pensando en la Copa Libertadores, el objetivo más a mano tras la inesperada decepción.

Formaciones

River Plate: Franco Armani; Andrés Herrera, Paulo Díaz, David Martínez, Milton Casco; Enzo Pérez, Enzo Fernández; Tomás Pochettino, Nicolás de la Cruz, Esequiel Barco; y Julián Álvarez. DT: Marcelo Gallardo.

Tigre: Gonzalo Marinelli, Lucas Blondel, Víctor Cabrera, Brian Luciatti, Sebastián Prieto; Ezequiel Fernández, Sebastián Prediger; Alexis Castro, Zabala; Facundo Colidio y Mateo Retegui. DT: Diego Martínez.

Fuente: Infobae

Please follow and like us: