Con “ayudas” polémicas, 2019 cerró con un déficit del 3,9% del PBI

Sin las transferencias del Banco Central y de la ANSeS, hubiera sido de 6%, similar al de 2018.

Aún con la ayuda del Banco Central y de la ANSeS, 2019 concluyó con un déficit fiscal del 3,9% del PBI, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). Sin la transferencia de los fondos de esos organismos, el déficit hubiera trepado a más del 6% del PBI, sin considerar los déficits de las Provincias y del Banco Central.

Con relación a 2018, el déficit fiscal bajó del 5,5% al 3,9%. Pero si se excluyen esas ayudas extraordinarias, que fueron menores o no existieron en 2018, el resultado fiscal negativo se mantuvo casi sin variaciones en poco más del 6% del PBI.

El resultado primario, sin el pago de intereses de la deuda, pasó de un déficit de 2,4% en 2018 a un leve superávit de 0,3%, siempre según los datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, que mide los gastos por el devengado y tomó los datos al 7 de enero.

El Informe de la OPC señala que los ingresos provenientes de impuestos crecieron en términos reales fundamentalmente por el aporte de los derechos de exportación “que tuvieron una suba real del 164,4% como consecuencia de la suba de alícuotas, la devaluación del tipo de cambio y las mayores cantidades exportadas del complejo sojero”. Y hubo caídas reales en la recaudación del IVA, Ganancias y en débitos y créditos bancarios.

El mayor retroceso de los recursos fue en los aportes y contribuciones a la Seguridad Social – disminuyeron el 12,2% en términos reales—“por la reducción de la remuneración imponible, la suba del mínimo no imponible para el pago de las contribuciones patronales y la reducción en la cantidad de cotizantes (empleados, monotributistas, autónomos) al sistema”.

En cambio los recursos no provenientes de impuestos se duplicaron -aumentaron 100% en términos nominales y un un 30,7% en términos reales-“fundamentalmente por las transferencias de utilidades del Banco Central que pasaron de una ejecución nula en 2018 a un monto de $ 204.245 millones en 2019, equivalente al 0,9% del PBI.

Por su parte, las rentas del FGS (Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS) pasaron de $ 138.284 millones en 2018 a $ 286.507 millones en 2019, reflejando un aumento real del 34,9%. Y además el Tesoro recibió del FGS otros $ 64.166 millones por la venta de activos, “una suma equivalente a 0,3 % del PBI”.

Así, más de 2 puntos del PBI de los mayores ingresos del Tesoro se explican por transferencias del BCRA originadas en utilidades “contables” –no reales— por el aumento en pesos de las disminuidas reservas internacionales, por los giros del desvalorizado FGS de la ANSeS (en dólares tuvo un retroceso del 70%) y por venta de activos que tienen un carácter extraordinario.

Estos aportes, que comenzaron a fines del Gobierno de Macri, seguirán y se incrementarán en el de Alberto Fernández, que debutó recurriendo a más ayudas del Banco Central, como adelantos transitorios y se espera que apele a mayores transferencias de utilidades ficticias de la entidad monetaria.

Tamaño déficit fiscal se alcanzó a pesar del achique del gasto en jubilaciones, pensiones (-6,2% en términos reales), los salarios públicos (-11,8%), subsidios económicos (-28,9%) y gastos de capital o inversiones (-2,5%). El único rubro del gasto que aumentó fue el de intereses de la deuda, que pasaron del 3,7% del PBI en 2018 al 4,3% en 2019.

 

Fuente: Clarín