Comenzó la explotación y la provincia prevé inversiones de 20 mil millones de dólares en Vaca Muerta

Comenzaron los trabajos para la explotación de petróleo no convencional en el área provincial de Vaca Muerta. Se trata de los pozos de Puesto Rojas en el cerro Pencal. En el lugar, el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú estipuló que se deberían realizar inversiones en el orden de los 20 millones de dólares en los próximos 10 años para poder desarrollar el potencial en la cuenca.

Realizaron una recorrida por el lugar el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance; la directora de Protección Ambiental (DPA), Miriam Skalany; el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, y el policía del Agua, ingeniero Aldo Arias.

Participó también el intendente de Malargüe quien ponderó el impacto positivo de la explotación, con la creación de puestos de trabajo (en la actualidad 250), y las regalías que obtiene el departamento y la provincia en concepto de coparticipación.

Por su parte el secretario de Energía, Emilio Guiñazú, consideró que la explotación de petróleo no convencional es estratégica para la provincia, (los ingresos a Mendoza por la explotación petrolera representan el 25 % del producto bruto geográfico).

Pero también señaló que es “necesario ampliar los horizontes productivos de Mendoza porque si no se hace, en 10 o 12 años dejará de significar lo que significa ahora porque se va agotando el petróleo convencional”.

Explicó que lo que están haciendo las empresas es “fracturar la roca madre en distintos en distintos niveles para determinar cuál es su productividad. En caso que los parámetros sean positivos, pasan a una etapa comercial, que en el caso de este yacimiento sería de mil millones de dólares”.

En este sentido detalló que en Mendoza anualmente “hay inversiones por 700 u 800 millones de dólares, por eso la relevancia que tiene que en un solo pozo se trate de por lo menos 1.000 millones de dólares”.

Enfatizó que si “se extrapolara a la porción de Vaca Muerta en Mendoza, determinando la cantidad de petróleo y su extracción, se podría estimar que se deberían realizar inversiones en el orden de los 20 millones de dólares en los próximos 10 años para poder desarrollar el potencial en la cuenca”.

Es importante señalar que no hay en la provincia una actividad económica que plantee esos niveles de inversión, de creación de empleo y crecimiento, que propone la explotación del petróleo no convencional, “por eso el gobierno lo toma como un tema estratégico y lo encara de forma multidisciplinaria”, detallaron los funcionarios.

En cuanto a los controles Arias, mostró cómo hacen la inspección de la actividad en el inicio del fracking, con la toma de muestras para certificar que el agua que usan es de “producción” y no agua dulce.

El agua de producción es la que se extrae del tratamiento de la deshidratación del petróleo, que siempre termina en el pozo de inyectores, y pero que ahora se utiliza en el proceso de fractura.

Las muestras (que se trasladan en envases sellados y precintados) son analizadas y acompañan el proceso de extracción, DPA y Cricyt. Irrigación también controla que no haya pérdidas, en el sistema de producción y el almacenamiento.

El ministro Humberto Mingorance expresó que para la Provincia es muy importante la extracción del petróleo no convencional porque la vuelve a ubicar en el mapa petrolero del país  en uno de los primeros lugares, con el privilegio de tener parte de Vaca Muerta con Neuquén, en el ámbito nacional, y también uno de los yacimientos del “no convencional” más importantes del mundo.

“Tener este potencial energético en la provincia nos hace importantes no solo por lo que implica en términos energéticos, sino por tener una matriz energética ampliada”, subrayó.

En el marco de una explotación sustentable, el ingreso a las arcas de la provincia de las regalías en los próximos años será significativa y representará, casi el 100 por ciento de la obra pública (hoy impacta en un 50 por ciento de la obra pública).

Puso especial énfasis en cuanto al cuidado ambiental “que se pueda hacer con sustentabilidad, no tan solo que se desarrolle en términos económicos y sociales (creando fuentes de trabajo), sino preservando los recursos naturales”. Destacó que el “decreto reglamentario (248/18) es en términos ambientales, muy ambicioso, es el más ambicioso del país, hemos sido pioneros y pone a las empresas en un nivel de exigencia muy importante”.

Detalles

En el pozo hay freatímetros que controlan la calidad de las napas antes de que se hagan las estimulaciones, durante y después para verificar que no haya fallas (que es improbable que las haya, pero igual se hace el control) durante todo el proceso.

También hay sismógrafos que se colocan para determinar si alguna de las fracturas generan alguna sismicidad en la zona, cabe destacar que además de los debe aportar la empresa, también se controla con el que hay en Malargüe, en Pierre Auger para respaldar lo que informe la empresa.

Respecto al control indicó que además se hace una prueba de hermeticidad a los ductos con el doble de la presión necesaria para la estimulación para saber si no tienen fisuras, en este caso el control lo realiza la Universidad Nacional de Cuyo, que si no observa ninguna anormalidad autoriza para que se pueda llevar a cabo el proceso.