Colombia: capturaron a un terrorista cubano que planeaba atacar en ese país y Argentina

La Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN) de la Policía de Colombia capturó en los últimos días a un terrorista cubano que planeaba atacar en nombre del Islam en ese país y también en Argentina, informa el diario El Tiempo de Colombia.

El terrorista fue identificado como Raúl Gutiérrez Sánchez (46) y, a través de un celular incautado por la DIJIN, se descubrió que luego de atacar en el país cafetero pensaba hacerlo en Argentina.

En Colombia el atentado iba a ser perpetrado el trece de marzo pasado; “su objetivo era dar muerte a funcionarios de la embajada norteamericana (que frecuentaban un restaurante en la Zona Rosa de Bogotá) para dar fuerza a grupos extremistas religiosos”, dijo la fiscal del caso.

La alerta la brindaron las conexiones de Gutiérrez, a través de internet, con organizaciones extremistas y la búsqueda de contenidos de terrorismo. El cubano había sido deportado en 2015 y expulsado de Colombia en 2017, oportunidades en las que también había ingresado de forma ilegal.

Tras detenerlo, le secuestraron un teléfono en el que se hallaron conversaciones; en ellas el cubano indicaba que, después de atentar en el norte de Bogotá contra ciudadanos estadounidenses, viajaría a Buenos Aires a replicar sus acciones.

Del 29 de enero al 13 de marzo de este año, Gutiérrez tuvo conversaciones con miembros de una organización terrorista internacional. Entre las conversaciones aparece una persona identificada como Francisco Quintana, que vive en Argentina y nunca ha estado en Bogotá.

Asimismo, en la investigación aparecen mensajes telefónicos en los que el terrorista indica que va a tramitar la nacionalidad colombiana para moverse más fácil por la región. El atacante recibió 904 dólares -más de 2 millones y medio de pesos colombianos-, que serían para comprar los componentes para la fabricación casera de un artefacto explosivo. La orden de pago la dio un hombre de apellido Mohanad, quien también lo habría instruido en la elaboración de los explosivos.

El dinero girado al cubano fue transferido en una operación por internet por un hacker español, quien también fue detenido.

A Gutiérrez Sánchez le imputaron cargos por los delitos de terrorismo y concierto para delinquir.