,

Claypole, el club de Maravilla Martínez que enfrentará a Boca

El boxeador se crió a metros de la cancha del Tambero, que este miércoles jugará con el Xeneize por la Copa Argentina, y de esa etapa le quedó un vínculo especial con el club, al que sigue hasta el día de hoy.

Antes de ser campeón del mundo, de retener su corona frente a Martin Murray en Vélez y de retirarse y volver al ring después de seis años, Sergio Maravilla Martínez intentó ser futbolista. De chico ingresó a un gimnasio para prepararse y se encontró con el boxeo, el deporte que le cambió la vida. Sin embargo, de aquella incursión con la pelota le quedó un vínculo especial por Claypole, el club de su barrio que este miércoles jugará con Boca por la Copa Argentina.

Maravilla pasó los primeros años de su vida en Quilmes, pero luego se mudó a Claypole, donde estuvo 17 años, y vivió a metros de la cancha del Tambero, rival del Xeneize en los 32avos de final del certamen y equipo al que sigue hasta el día de hoy. Al fútbol, el pugilista llegó de chico al igual que miles de argentinos: a través del potrero.

Claypole, el club de Maravilla Martínez que enfrentará a Boca

Los amigos de Martínez habían formado dos equipos de barrio: Inter y San Jorge. Ambos usaban camisetas con predominio del negro y detalles blancos, los mismos colores que Claypole, y Martínez supo vestir ambas. “En ese momento yo era el técnico de Inter y jugábamos amistosos de preparación contra Claypole. De ahí surgió la amistad con Sergio, él era pibe y fue antes de que arranque con el boxeo”, le cuenta a TyCSports.com Lionel Sánchez -aunque todos lo conozcan como Leo-, amigo de Maravilla desde aquel entonces.

De aquella época como futbolista quedó un dato erróneo que Sánchez se encarga de corregir. “El nunca jugó para Claypole, ahí hay una confusión. Solamente lo enfrentó vistiendo la camiseta del equipo que se llamaba Inter”, asegura.

Sin embargo, con la pelota en los pies el quilmeño no tenía mucho futuro. Él mismo lo ha reconocido. “No tenía condiciones para el fútbol. Me sobraban corazón, ímpetu, ganas, garra, me comía al mundo entero, pero me faltaba una cuota de talento. Con el boxeo di en la tecla, me pareció muchísimo más simple que el fútbol o que otros deportes colectivos”, contó en una entrevista con Animales Sueltos.

Claypole, el club de Maravilla Martínez que enfrentará a Boca

De todos modos, lo que nunca le faltó es el profesionalismo. “Nosotros terminábamos el partido e íbamos a tomar cerveza. El agarraba su botellita de agua o jugo, una banana y un sánguche de fiambre cuando terminaba de jugar y comía eso. Era muy estructurado”, confiesa Sánchez, que además de haber forjado un vínculo con Maravilla es fanático y dirigente del Tambo e incluso está trabajando en las obras que Todos Por Claypole realiza en las tribunas del estadio.

¿Cómo era Maravilla Martínez como futbolista? “Jugaba de wing y era un siete como (Alfredo) Graciani, (Jorge) Comas o (Antonio) Alzamendi. Un delantero muy goleador”, ejemplifica Sánchez. El quilmeño empezaba a visualizar el fútbol como una posibilidad y fue al gimnasio de su tío, Rubén Paniagua, para prepararse para una prueba en Los Andes. Sin embargo, en cuestión de días el boxeo ya lo había cautivado.

Martínez, que además es hincha de River, aún sigue pendiente de la actualidad de Claypole. Es uno de los seguidores más activos en las redes sociales del club y cuando el equipo que dirige Roque Drago se coronó campeón de la Primera D el pasado 16 de enero, no faltó su video de felicitaciones para todo el club. Ahora el Tambero buscará dar el golpe ante Boca y Maravilla, como siempre, estará apoyando.

Fuente: TyC

Please follow and like us:
Tweet 20