Chile: incidentes en las protestas a un año del estallido social

Manifestantes salieron a las calles y se enfrentaron con los carabineros. Qué cambios hubo en el país trasandino a días del plebiscito.

La Plaza Italia, en Santiago de Chile, y otros puntos céntricos de diferentes ciudades chilenas, volvieron a ser escenario de protestas este domingo por la tarde, a un año del estallido social, que comenzó con una movilización estudiantil en contra del aumento de los pasajes del subte y derivó en la convocatoria a un plebiscito nacional para decidir si se reemplaza la Constitución, legada por la dictadura de Pinochet.

Pasado el mediodía, miles de chilenos comenzaron a concentrarse en las calles, pese a que la marcha central fue convocada para las 17. Alrededor de las 15, tuvieron lugar enfrentamientos con los Carabineros en la concentración de Santiago. Esta situación hizo recordar a lo sucedido en 2019, cuando las fuerzas de seguridad fueron denunciadas por organizaciones internacionales por violencia institucional.

Según señaló el viernes pasado Sergio Micco, director del autónomo Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), la represión de las marchas de 2019 dejó 3823 heridos. De los cuales, 460 sufrieron lesiones oculares y dos quedaron ciegos.

A lo largo de la semana pasada, se hicieron múltiples convocatorias en las redes sociales para conmemorar el aniversario de la revuelta. La policía anunció que este domingo saldrían a las calles entre 40.000 y 60.000 efectivos “para evitar desórdenes graves”. Según informaron medios locales, se esperan alrededor de 150.000 manifestantes.

Los principales lemas de la marcha de este domingo son en contra del Gobierno de Sebastián Piñera y por la aguda crisis económica, que se intensificó por la pandemia de coronavirus. Aunque continúan las relacionadas con el acceso a la educación, a la salud y las pensiones.

La pandemia de coronavirus había llevado a que las manifestaciones cesaran, pero en las últimas semanas los chilenos volvieron a salir a las calles. La marcha de este domingo estaba convocada para las 17 horas, pero los participantes comenzaron a llegar mucho antes.

Los manifestantes son rociados con un cañón de agua por la policía antidisturbios durante los enfrentamientos que estallaron durante la conmemoración del primer aniversario del levantamiento social en Chile, en Santiago, el 18 de octubre de 2020, mientras el país se prepara para un referéndum histórico. (Foto de Claudio REYES / AFP)
Los manifestantes son rociados con un cañón de agua por la policía antidisturbios durante los enfrentamientos que estallaron durante la conmemoración del primer aniversario del levantamiento social en Chile, en Santiago, el 18 de octubre de 2020, mientras el país se prepara para un referéndum histórico. (Foto de Claudio REYES / AFP)

Los primeros disturbios tuvieron lugar frente al monumento al general Baquedano, que el sábado había sido pintado de rojo en representación de la represión que se vivió el año pasado. Al momento, es una marcha pacífica y familiar, aunque participan algunas barras bravas de fútbol y no se descartan nuevos enfrentamientos con los Carabineros.

El periodista chileno José María del Pino contó en diálogo con TN que el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, el líder de la oposición mejor posicionado en las encuestas, fue expulsado esta mañana de una marcha, ya que los manifestantes no quieren que los vincules con ninguna ideología política en particular.

Un manifestante utiliza una honda contra la policía antidisturbios durante los enfrentamientos que estallaron durante la conmemoración del primer aniversario del levantamiento social en Chile, en Santiago, el 18 de octubre de 2020, mientras el país se prepara para un referéndum histórico.(Foto de Claudio REYES / AFP)
Un manifestante utiliza una honda contra la policía antidisturbios durante los enfrentamientos que estallaron durante la conmemoración del primer aniversario del levantamiento social en Chile, en Santiago, el 18 de octubre de 2020, mientras el país se prepara para un referéndum histórico.(Foto de Claudio REYES / AFP)

El 18 de octubre de 2019, cuatro días después del inicio de las manifestaciones estudiantiles, un estallido social sacudió al país sudamericano. Los encuentros culminaban con hechos vandálicos, como el incendio de las estaciones del metro, supermercados o edificios históricos.

Bajo el lema ‘Chile despertó’, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, no pedían una nueva Constitución, pero los reclamos llevaron a que varios líderes sociales, analistas y políticos, incluyendo al presidente del Senado y al vocero de la Corte Suprema, mencionaron la necesidad de crear una nueva Constitución que permita canalizar las demandas sociales.

Ante la presión, incluso de miembros del oficialismo, Piñera se abrió a la posibilidad de realizar reformas estructurales al texto constitucional. Fue propuesto por un acuerdo entre la mayoría de los partidos políticos chilenos, anunciado el 15 de noviembre de 2019, inicialmente se anunció para el 26 de abril de 2020, pero por la pandemia se corrió al 25 de octubre próximo.

La Constitución vigente fue impuesta en 1981 por la dictadura de Pinochet en un país dominado por el miedo y la represión. Instauró un modelo económico, político y social neoliberal que abrió paso a una educación y salud privada, y a un sistema de pensiones basado en el ahorro individual, que el año pasado entregaba pensiones de 110.000 pesos (140 dólares) a los más pobres. Tras el estallido social, éstas fueron reajustadas en un 50% por el gobierno de Piñera.

El del domingo próximo, será el primer plebiscito nacional chileno desde 1989, cuando se realizó un referéndum donde se aprobaron reformas a la Constitución Política de la República, promulgada en 1980, durante la dictadura militar de Pinochet. Por tanto, será el primero –y hasta el momento único– celebrado durante los gobiernos democráticos, durante el siglo XXI.

El periodista del Pino, explicó que desde 2019 “el malestar social sigue igual”, que no cambió nada “salvo por la esperanza de que se ha encontrado una vía institucional y democrática para que la ciudanía tenga participación”, en relación a la posibilidad de que se redacte una nueva constitución que marcaría nuevas reglas del juego y caminos democráticos para canalizar el descontento.

Manifestantes se enfrentan a la policía antidisturbios durante la conmemoración del primer aniversario del levantamiento social en Chile, en Santiago, el 18 de octubre de 2020. (Foto de Claudio REYES / AFP)
Manifestantes se enfrentan a la policía antidisturbios durante la conmemoración del primer aniversario del levantamiento social en Chile, en Santiago, el 18 de octubre de 2020. (Foto de Claudio REYES / AFP)

También agregó que el sistema de pensiones sigue siendo el mismo, y que en materia de salud no se logró avanzar hacia el Sistema único Universal como se había propuesto: sigue habiendo uno privado y uno estatal. A su vez, uno de los reclamos que movilizaron a las personas en 2019 fueron el valor del transporte y el costo del vida del país, y tampoco mejoró.

Según el periodista, el descontento no cesó, sino que se paralizó por los meses de cuarentena. Y que el Gobierno de Piñera contó con el privilegio de tener una chequera de la que llevan gastados más de 12.500 millones de dólares, que ayudó a que las familias chilenas no caigan en la pobreza o la indigencia.

La marcha por el aniversario del estallido social de 2019 se da cuando todavía el país no logró dominar la pandemia de coronavirus en su territorio, donde este sábado se informaron 1813 nuevos contagios.

Fuente: TN

Please follow and like us:
Tweet 20