Champions League: cerraron cinco estaciones del metro de Kiev por una amenaza de bomba

La capital ucraniana será sede de la final del certamen entre Real Madrid y Liverpool.

Una amenaza múltiple de ataque con bombas obligó a cerrar durante poco más de una hora cinco estaciones del metro de Kiev, la ciudad que este sábado albergará a la final de la Liga de Campeones de Europa que disputarán Real Madrid y Liverpool en el Estadio Olímpico.

Las estaciones Dnipro, Hydropark, Livoberezhna, Arsenalna y Heroiv Dnipra de la línea Svyatoshinsky-Brovarskaya debieron cerrar sus puertas y ser evacuadas poco antes del mediodía ucraniano debido a las comunicaciones intimidatorias, informó la agencia de noticias local Interfax.

“Se recibieron llamadas anónimas por la colocación de bombas. Las estaciones están cerradas a los pasajeros y se están llevando a cabo comprobaciones”, informó en ese momento el Metro de la capital ucraniana a través de su página de Facebook.

En las estaciones fueron hallados “objetos extraños de origen desconocido” que fueron extraídos y examinados por expertos en explosivos de la Policía local. Las verificaciones arrojaron resultados negativos.

“A las 12.50 horas se ha restablecido la circulación de trenes en la línea. Las estaciones de metro funcionan con normalidad”, comunicó el Metro de Kiev.

Este es el primer incidente que se reporta en Kiev en el día en que todos los ojos del universo futbolero estarán posados allí. Para evitar problemas en un evento que congregará a casi 100.000 personas, las autoridades ucranianas dispusieron un operativo de seguridad mayúsculo.

Son 12.000 los agentes públicos que están afectados a la seguridad del evento. Se trata de 6.000 policías, 3.000 guardias nacionales, 1.000 agentes de fronteras y 2.000 bomberos, integrantes de servicios médicos y del Servicio Estatal de Situaciones de Emergencia.

Además se dispuso una fuerte restricción de la circulación vehicular en las inmediaciones del estadio desde el viernes a la noche, cuando la policía bloqueó los accesos e instaló tres anillos de seguridad.

Fuente: Clarín